Ucrania debe decidir cuánto territorio intercambia por la paz

El jefe del bloque, Jens Stoltenberg, dijo que un acuerdo tendrá un precio, pero insistió en que depende de Ucrania.

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo el domingo que el bloque liderado por Estados Unidos pretende reforzar la posición de Ucrania en la mesa de negociaciones, pero añadió que cualquier acuerdo de paz implicaría compromisos, incluso en materia de territorio.

Stoltenberg habló en las Conversaciones de Kultaranta en Finlandia, tras una reunión con el presidente finlandés Sauli Niinisto. Aunque el jefe de la OTAN insistió en que Occidente estaba dispuesto a «pagar un precio» para reforzar el ejército ucraniano, Kiev tendrá que hacer algunas concesiones territoriales a Moscú para poner fin al conflicto actual.

«La paz es posible», subrayó. «La única cuestión es ¿qué precio estáis dispuestos a pagar por la paz? ¿Cuánto territorio, cuánta independencia, cuánta soberanía… estáis dispuestos a sacrificar por la paz?»

Stoltenberg no sugirió qué condiciones debería aceptar Ucrania, diciendo que «son los que están pagando el precio más alto los que tienen que hacer ese juicio», mientras la OTAN y Occidente siguen suministrando armas a los ucranianos para «reforzar su mano» cuando se negocie finalmente un acuerdo.

El Secretario General no apoyó directamente la cesión de territorio ucraniano, pero sí mencionó el ejemplo de Finlandia, que cedió Carelia a la Unión Soviética como parte de un acuerdo de paz durante la Segunda Guerra Mundial. Stoltenberg describió el acuerdo finlandés-soviético como «una de las razones por las que Finlandia pudo salir de la Segunda Guerra Mundial como una nación soberana independiente».

Las declaraciones de Stoltenberg se producen en medio de un creciente sentimiento de que Ucrania podría verse pronto presionada por sus partidarios occidentales para alcanzar un acuerdo de paz. Mientras los funcionarios estadounidenses y británicos insisten públicamente en que Ucrania «puede ganar» su guerra con Rusia, un reciente informe de la CNN sugiere que funcionarios de Washington, Londres y Bruselas se están reuniendo sin sus homólogos ucranianos en un esfuerzo por planificar un alto el fuego y un acuerdo de paz.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, también ha afirmado que partes extranjeras no identificadas han estado tratando de «empujarnos un poco» hacia un acuerdo, ya que el público de los países que apoyan a Ucrania está cada vez más «cansado de la guerra».

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha negado públicamente haber instado a Zelensky a ceder parte del territorio a cambio del fin de las hostilidades, como sugirió el mes pasado el ex secretario de Estado estadounidense Henry Kissinger.

Kissinger propuso en mayo que Ucrania aceptara volver al «statu quo ante», es decir, que renunciara a sus reivindicaciones territoriales sobre Crimea y concediera autonomía a las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk. Crimea forma parte de Rusia desde 2014, mientras que Moscú reconoció la independencia de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk varios días antes de que comenzara su operación militar en febrero.

Zelensky ha cambiado varias veces de posición sobre un posible acuerdo de paz, y el presidente ha expresado periódicamente su interés en negociar un acuerdo con Rusia, para que poco después sus funcionarios, el Departamento de Estado de EE.UU. o el propio Zelensky expresen el sentimiento contrario. Tras anunciar su disposición a entablar negociaciones a finales del mes pasado, Zelensky salió varios días después y dijo a sus ciudadanos que «no habrá alternativa a nuestras banderas ucranianas» ondeando sobre las repúblicas del Donbass.

«Entendemos que es muy difícil para Ucrania, después de todos estos combates, renunciar a sus tierras», dijo Niinisto durante la discusión con Stoltenberg el domingo. «Pero que Rusia pierda todas sus posesiones no es previsible en este momento. Conseguir la paz es absolutamente difícil».

Artículo publicado en RT.

Foto de portada: Jens Stoltenberg habla durante una conferencia de prensa en la sede de la OTAN en Bruselas, Bélgica, el 25 de mayo de 2022 © AP / Olivier Matthys

 410 total views,  2 views today