Secretos de la «internacional negra»

La propaganda islamista de ISIS juega un papel decisivo en el proceso de introducción de la idea de la lucha por el califato en la conciencia colectiva de los musulmanes del mundo.

Una de las manifestaciones de la naturaleza transfronteriza del islamismo radical moderno, encarnada en la práctica del llamado «Estado Islámico» (ISIS), una organización terrorista prohibida en la Federación Rusa, fue el proceso de participación generalizada de simpatizantes de varios países por este grupo con el fin de llevar a cabo la lucha armada.

Los documentos de la ONU definen esta categoría como «combatientes terroristas extranjeros», entendiendo por tales a «las personas que viajan a un estado distinto de su lugar de residencia o ciudadanía, con el objetivo de cometer, planificar, preparar o participar en la comisión de actos terroristas o para entrenar a terroristas o recibir tal entrenamiento, incluso en relación con un conflicto armado”.

Este fenómeno no ocurrió hoy. Allá por finales de los años 80 del siglo pasado, uno de los fundadores de Al-Qaeda, Abdullah Azam, planteó el lema de que “proteger a los hermanos en la fe que están en peligro es el deber sagrado de todo musulmán, esté donde esté”. De la historia reciente, hay varios ejemplos de la práctica de atraer combatientes terroristas extranjeros por parte de radicales musulmanes: en 1980-1992. Participaron en la guerra en Afganistán del lado de los muyahidines, en los años 90 del siglo XX lucharon del lado de los musulmanes bosnios durante la guerra en Yugoslavia, participaron en hostilidades como parte de bandas en Chechenia, desde 2003 han sido utilizados contra las fuerzas de la coalición internacional en Irak.

Sin embargo, el alcance que ha recibido este fenómeno en los últimos años en Irak y Siria, supera con creces todos los episodios anteriores. Según estimaciones en documentos de organizaciones internacionales y varios grupos de expertos occidentales, desde que el líder de ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi, hizo un llamamiento en junio de 2014 a los musulmanes de todo el mundo para que se unieran a las filas de los yihadistas, el número de combatientes terroristas extranjeros que se unen a ISIS ha crecido a un ritmo acelerado. una tasa sin precedentes rápidamente y en 2016 ya se estimó en el nivel de 27-31 mil personas. (A modo de comparación: durante todo el período de la guerra en Afganistán, 20 mil combatientes extranjeros participaron en las hostilidades).

El círculo de estados cuyos nativos participan en las hostilidades del lado de ISIS tiene un alcance global. Según estimaciones occidentales, junto con los ciudadanos de Irak y Siria, se estableció la presencia de representantes de 86 estados en las filas del grupo. Al mismo tiempo, el número principal de militantes (75%) recae en 12 estados: Túnez (de 6 a 7 mil), Arabia Saudita (más de 2,5 mil), Turquía, Jordania (2-2,5 mil cada uno), Francia (1,7 mil), Marruecos (de 1,2 a 1,5 mil), Indonesia, Egipto, Gran Bretaña, Alemania y Líbano (500 – 1 mil cada uno). Según estimaciones occidentales, el número de personas de la Federación Rusa que partieron para ISIS en Siria e Irak se ha más que triplicado desde junio de 2014, y según datos de la primera mitad de 2016, ya había unas 2.900 personas. Al mismo tiempo, el número total de combatientes de los países de la CEI que se unieron a las filas de ISIS

Tal aumento en el número de componentes extranjeros en ISIS, los expertos extranjeros explican una serie de razones.

El factor clave en la atracción de ISIS a los ojos de los musulmanes del mundo es el hecho mismo del surgimiento de este cuasi-estado, cuya influencia no se limita a la esfera de la ideología y la propaganda, como en el caso de Al-Qaeda, pero está asegurada por el control real sobre un territorio específico. Como señaló en esta ocasión el politólogo indonesio D. Pereira, “la consigna de la lucha por el califato, con todo su aparente primitivismo, apela a los sentimientos profundos de los musulmanes de todo el mundo. En un momento, la comunidad musulmana percibió la liquidación del califato anterior en 1924 como resultado del colapso del Imperio Otomano como una derrota general del imperialismo europeo. Desde entonces, la idea del renacimiento del califato ha alimentado las esperanzas de los musulmanes devotos para la creación a escala mundial de un único centro político y religioso,

La propaganda islamista de ISIS juega un papel decisivo en el proceso de introducción de la idea de la lucha por el califato en la conciencia colectiva de los musulmanes del mundo. Opera en las plataformas de medios más avanzadas, prácticamente a escala global, y se caracteriza por una gran flexibilidad y la capacidad de atraer las necesidades de una amplia variedad de grupos de potenciales reclutas. Como se señala en el informe de una comisión especial del Senado francés, los fundamentalistas ofrecen «respuestas simples a preguntas espiritual y vitalmente importantes… juegan hábilmente con la idea de pertenecer a un grupo con una identidad pronunciada y oponiéndose a la resto del mundo.» Como resultado, los jóvenes radicales encuentran en la idea de la yihad “un sistema coherente de valores que no podrían encontrar en su propio país”.

Para estimular la partida de combatientes terroristas extranjeros a Siria e Irak, se da un lugar importante a los problemas socioeconómicos y las características de los «países de origen» de los combatientes. Los argumentos utilizados en este caso son diferenciados. Así, en el trabajo sobre los países occidentales, el énfasis principal se pone en el problema de la «débil integración de la juventud musulmana en la sociedad posindustrial moderna». En relación con los estados en desarrollo, el deseo de los militantes potenciales de “mejorar su situación financiera” se juega en mayor medida.

Una red de canales de «tránsito yihadista» utilizada para la logística y la transferencia de mano de obra a la ubicación del grupo juega un papel importante para reponer las filas de ISIS. La frontera terrestre turco-siria sigue siendo el eslabón central de esta extensa estructura logística que, a pesar de los esfuerzos activos de Ankara para cortar los canales de suministro de ISIS de su territorio, sigue siendo de naturaleza muy «porosa».

Los combatientes extranjeros que llegan a Siria e Irak juegan un papel destacado en la estructura de ISIS. Por lo tanto, los destacamentos de choque separados a menudo se forman a partir de extranjeros a nivel nacional. Algunos ejemplos son la unidad Jaish al-Muhajirin, que consta de inmigrantes de Rusia y otros países de la CEI, y Katiba Nusantara (el destacamento del archipiélago malayo), formado por indonesios y malayos. Junto con la participación en las hostilidades, son los extranjeros quienes están ampliamente involucrados en las operaciones para «intimidar» a la población local, en las que los militantes locales no suelen participar.

Los extranjeros de diversas especialidades civiles, especialmente médicos e informáticos, tienen una gran demanda en ISIS. Como tienen un nivel más alto de formación profesional que los combatientes locales, a menudo son designados para puestos de alto nivel en varias partes del grupo.

Un tema de creciente preocupación en muchos países del mundo es la perspectiva de la salida de combatientes extranjeros de las zonas de hostilidades y el regreso a sus lugares de residencia permanente. Como se señala en la “Evaluación de amenazas terroristas para los Países Bajos”, elaborada por el aparato del gobierno de este país, “los terroristas regresan no solo infectados con ideas radicales: están psicológicamente traumatizados por la participación en las hostilidades y están listos para nuevos actos de violencia. .” Tales predicciones pueden ser confirmadas por el hecho de que, por ejemplo, todas las personas involucradas en los ataques terroristas en París en noviembre de 2015 recibieron experiencia de combate como parte de ISIS en Siria e Irak.

Según la conclusión de los expertos occidentales, teniendo en cuenta las pérdidas en combate, alrededor del 20-30% de los militantes de entre los participantes activos en las hostilidades podrán regresar a sus países de origen. Según los cálculos dados, solo para los países de Europa y EE. UU., esta cifra puede ser de aproximadamente 1,5 mil yihadistas que tienen experiencia de combate y contactos establecidos con personas de ideas afines en varios países.

Ante la perspectiva real de un aumento de la amenaza terrorista, en muchos países hay una conciencia creciente de la necesidad de contrarrestar activamente el tránsito de sus ciudadanos hacia la ubicación de ISIS. Los organismos encargados de hacer cumplir la ley de muchos estados están intensificando los esfuerzos para identificar formas y métodos de reclutamiento, identificar y neutralizar a las personas que tienen intenciones de unirse a ISIS y bloquear los canales para que los combatientes extranjeros viajen a las áreas de hostilidades y su posterior regreso. 45 estados han adoptado nuevas leyes o enmiendas a la legislación antiterrorista existente, diseñadas para controlar el canal de salida de sus ciudadanos a Irak y Siria. En 35 países fueron detenidas personas sospechosas de pertenecer a ISIS o que tenían intenciones de viajar al lugar donde se encontraba este grupo.

Se está activando la cooperación e interacción interestatal para intercambiar información sobre los movimientos de combatientes extranjeros a nivel bilateral e internacional. Un paso práctico en esta dirección fue la firma en julio de 2016 por parte de los jefes de los servicios policiales de los estados de la ASEAN del «Protocolo sobre interacción y coordinación de esfuerzos en caso de situaciones de crisis», que prevé la expansión del intercambio de información de inteligencia sobre los movimientos de combatientes extranjeros y la prestación de asistencia mutua en caso de grandes ataques terroristas. El intercambio regular de datos sobre combatientes extranjeros se lleva a cabo en el formato del Centro de Información contra el Terrorismo de Interpol, que incluye más de 50 estados.

Sin embargo, a pesar de las medidas tomadas para limitar la afluencia de combatientes extranjeros a las filas de ISIS, aún no se ha producido un punto de inflexión en la situación.

Dadas las circunstancias, se reconoce que es necesario adoptar un enfoque integral del problema de los combatientes terroristas extranjeros, que debe incluir los siguientes aspectos:

– análisis de la situación en los principales países proveedores de mano de obra de ISIS, especialmente en cuanto a la adopción de medidas para evitar la salida de combatientes terroristas extranjeros a las zonas de despliegue de este grupo;

– tomar medidas para identificar y bloquear los canales de transporte de potenciales yihadistas a las áreas de operación del grupo y eliminar todos los «centros de tránsito» identificados;

– creación de un mecanismo para el intercambio internacional de experiencias y “mejores prácticas” para contrarrestar la salida de combatientes terroristas extranjeros a áreas controladas por ISIS;

– mejorar los formatos para el intercambio internacional de información de inteligencia sobre combatientes extranjeros – terroristas que planean, permanecen o regresan de las áreas de combate de ISIS.

Al señalar la importancia de las áreas de actividad anteriores para frenar la afluencia de combatientes extranjeros a las filas de ISIS, los expertos extranjeros llegan a la conclusión de que la condición principal para la solución efectiva de esta tarea sigue siendo «infligir una derrota militar al grupo». Se reconoce que solo en este caso se puede contar con la destrucción de la imagen de ISIS como fuerza capaz de mantener y ampliar sus posiciones y, en consecuencia, con el cese del apoyo del grupo a expensas de los combatientes terroristas extranjeros.

Los expertos occidentales reconocen que la solución a este problema requiere «combinar recursos y coordinar los esfuerzos de todas las partes interesadas». Sin embargo, hasta hace poco, la consideración de temas de interacción se limitaba exclusivamente al marco de la coalición liderada por Estados Unidos. El papel del factor ruso en la lucha contra ISIS hasta ahora no solo no ha recibido una evaluación adecuada en Occidente, sino que también ha sido criticado en el contexto de la campaña global antirrusa de los últimos años.

Al mismo tiempo, las nuevas iniciativas diplomáticas de Rusia en la lucha internacional contra el terrorismo, en particular, sentar las bases de un nuevo formato de cooperación internacional contra ISIS junto con Turquía e Irán, que no implica la participación de países occidentales, está obligando a la último para buscar formas de establecer un diálogo constructivo con Moscú. En este contexto, las primeras señales provenientes de la administración del presidente electo de los EE. UU. D. Trump y el equipo de F. Fillon, quien dice ser el presidente de Francia, con respecto a su disposición a construir una cooperación con Rusia en la lucha contra el terrorismo internacional, dan elevarse a un optimismo cauteloso con respecto a las perspectivas para la formación de una coalición anti-ISIS unida.

FUENTE: Centro de Periodismo Político-Militar.

 670 total views,  2 views today