Los capitalistas y el diseño de su estado orwelliano

 

Los capitalistas y el diseño de su estado orwelliano

Algunas teorías de conspiración como la del control mundial de la ciudadanía por un gobierno mundial integrado por la plutocracia y sectores elitistas, afirman que está en proceso de gestión, mientras que otras argumentan que la humanidad ya está siendo controlada y manipulada por un gobierno mundial desde las sombras y algunos de sus fundamentos son que,

  • difícilmente los ciudadanos de mundo pueden ocultar sus secretos de Google.
  • la tecnología digital en el presente y futuro pone a los ciudadanos bajo vigilancia.
  • un asistente de conectividad virtual controlará todos los aspectos de la vida humana diaria.
  • el autoritarismo digital no es materia de fantasía distópica, sino que es una realidad emergente.
  • hoy la nanotecnología, diseña robots con una fracción del tamaño de un glóbulo rojo, que es capaz de nadar a través del cuerpo humano.

Estos puntos expresados más arriba no responden a ninguna teoría de conspiración en sí, aunque así pareciera. Son aseveraciones expresadas por Boris Johnson, Primer Ministro del Reino Unido en su discurso ante la Asamblea General de la ONU el 24 de septiembre de 2019.

Johnson en su discurso contó de cómo las nuevas tecnologías ayudan a los sordos a oír, a los ciegos a ver. Dijo que la comprensión del mundo natural está siendo transformada por la secuencia del genoma y que el descubrimiento de la esencia misma de la vida permite avances médicos con tratamientos adaptados a la composición genética precisa del individuo.

Se expandió también sosteniendo que “es profundamente optimista acerca de la capacidad de la nueva tecnología para servir como liberador y rehacer el mundo de manera maravillosa y benigna”. Expresó también, que “la forma en que diseñamos las tecnologías emergentes detrás de estos avances, y qué valores comunican su diseño, darán forma al futuro de la humanidad.” Y nos da a elegir entre dos opciones:

– O el legado de un mundo orwelliano, diseñado para la censura, la represión y el control.

– O un mundo de emancipación, debate y aprendizaje, donde la tecnología amenaza el hambre y las enfermedades, pero no nuestras libertades.

Johnson no se deja esperar y nos entrega la respuesta, ya inducida en su discurso, que es nada menos que, las tecnologías emergentes estén diseñadas desde el principio, para la libertad, la apertura y el pluralismo. Y agrega que con las salvaguardias adecuadas para proteger a nuestros pueblos. ¿Se refiere a las salvaguardias de poder encarcelar a baluartes de la libertad de expresión como a Julián Assange?

Sosteniendo la libertad como baluarte y jugando con la apertura y el pluralismo, Johnson deja perplejos a muchos por su descaro y patrañas, especialmente a aquellos que desconocen que Londres, la capital del Reino Unido es una de la ciudades del mundo que más vigila a sus ciudadanos. Cuenta con más de 600.000 cámaras de vigilancia y control, incluidas cámaras de reconocimiento facial en directo. Eso sin contar los sofisticados sistemas de escuchas y seguimiento.

La infamia e hipocresía de Johnson solo es superada por su desfachatez. Vocifera a los cuatro vientos; libertad, apertura y pluralismo. Mientras su Estado vigila, controla, encarcela, bombardea y asesina. Al igual que otros voceros del capital es especialista en mostrar la verdad doblada exhibiendo propósitos bondadosos como la libertad, apertura y pluralismo, ocultando así su verdadero objetivo, que es el mundo de la vigilancia y el control.

En realidad la forma en que estén diseñadas estas tecnologías emergentes y sus valores, llevan ya el sello del capitalismo, que continúa moldeando la forma de sociedad, independientemente de que el moldeo finalice siendo facista o de otro corte.

Los capitalistas utilizan las tecnologías emergentes, para perfeccionar el Estado burgués y su dictadura, construyendo un mundo orwelliano, diseñado para la censura, la represión, el control de la clase trabajadora y la humanidad entera, y así mantener su posición de dominadores de la humanidad, en donde la plusvalía continúa siendo el objetivo máximo de los ricos.

Las teorías de conspiración van y vienen de acuerdo a las necesidades de los poderosos. La mayoría de ellas en general están supeditadas a la más importante de los capitalistas, que es la de mantenerse en el poder al frente del estado y contra la clase trabajadora. Todo esto, para que el capitalista continúe haciéndose propietario del valor no pagado al trabajador.

Empero, los marxistas si tienen una conspiración y es mundial, la misma del Manifiesto Comunista de Marx y Engels, que es la de unir a todos los trabajadores del mundo, para acabar con el capitalismo. Además esta conspiración no se esconde. Siempre ha expresado públicamente, que su objetivo es la destrucción del Estado burgués.

El desafío de los de trabajadores organizados y los revolucionarios es el de estar preparados, ser conscientes de la realidad y de sus vicisitudes, de cómo y cuándo abordarlas.

Eduen Tapias

 1,628 total views,  2 views today