La Fuerza está en la Organización ¡Sindicalízate!

A 8 años del asesinato de Juan Pablo Jiménez
Febrero, 2021
Ya se cumplen 8 años del asesinato del dirigente sindical Juan Pablo Jiménez, ejemplo de lucha clasista por los derechos de las y los trabajadores y firme opositor del subcontrato. Como organizaciones sindicales nuevamente queremos rendirle homenaje a su lucha y la de muchos otros trabajadores y trabajadoras que se han atrevido a alzar la voz, organizarse y luchar contra cualquier forma de abuso que genera el actual sistema de explotación capitalista.
Juan Pablo muere, según fuentes oficiales, por una bala loca en las inmediaciones de la empresa AZETA, contratista de Chilectra. Su compañeros y compañeras, familiares y el movimiento sindical clasista sabemos que fue un asesinato con el objeto de defender los intereses patronales, pues no es casualidad que una bala le diera muerte en medio de una serie de demandas que hacían como sindicato hacia la empresa por vulneración de derechos a trabajadores del sindicato.
Vivimos tiempos complejos. Una crisis capitalista integral, que ha sido profundizada por la pandemia mundial del coronavirus. Y en Chile, el despertar de las y los trabajadores y el pueblo en octubre de 2019, que se expresó con furia y fuerza en las calles y en la protesta, y posteriormente, con solidaridad en ollas comunes y movilización por la libertad de las y los presos políticos.
Las condiciones de vida de la clase trabajadora son cada vez más hostiles. Leyes antiobreras orientadas a precarizar el trabajo como el Teletrabajo y la mal llamada Ley de protección al empleo, pero también el aumento brutal de la cesantía para asegurar el mantenimiento de las ganancias de las empresas, engrosando las filas del ejército de cesantes y el aumento de la precariedad laboral expresada en informalidad, trabajo ambulante, más subcontrato y más trabajo a honorarios, todas esas formas desprovistas de protección social.
Sin embargo, el pueblo históricamente ha sabido ponerse de pie ante la adversidad y tenemos la certeza de que esta no será la excepción. Para ello, no debemos olvidar que sólo la organización y la lucha nos garantizará mejoras reales para nosotros, nosotras y nuestras familias. Y lo recordamos con cada nuevo sindicato que logra constituirse, con cada negociación colectiva, con cada huelga (sea legal o extra legal), con cada grito de denuncia y acción de defensa de nuestros derechos.
Hoy, nos ponemos de pie para decir que podemos construir una alternativa sindical clasista y combativa, que esta alternativa entiende que existen diferencias de clase y que nuestros intereses no son los mismos que los de la patronal. Asumimos nuestra lucha desde la vereda de las y los trabajadores y construimos organización con independencia de clase y democracia sindical, combatiendo día a día los resabios de caudillismo, burocratismo y sectarismo impuestos por el sindicalismo que ha conciliado nuestros derechos con los de empresarios y gobiernos corruptos. La lucha sigue, debemos recuperar nuestros derechos laborales como el aumento del salario a uno vital y acorde al costo de la vida, la disminución de la jornada laboral, la igualación de la pensión mínima al sueldo mínimo, el pago de locomoción y colación en todos los trabajos, protección a la maternidad y sala universal y sin distinción por calidad contractual. Asimismo, luchar contra toda precariedad laboral, por acabar con el código laboral y avanzar hacia una sociedad que reconozca la función social del trabajo y se centre en las necesidades de las personas y no en las del mercado y el enriquecimiento de unos pocos.
Este año nuevamente rendimos homenaje a Juan Pablo, pero también a otros trabajadores que han dado la lucha contra el subcontrato y han sido asesinados en esta falsa democracia, como Rodrigo Cisternas y Nelson Quichillao. Rendimos homenaje a otros dirigentes sindicales y sociales en su lucha contra la barbarie capitalista como Alejandro Castro y Macarena Valdés. Y junto con ello, recordamos a las y los miles de asesinados, mutilados y torturados durante la revuelta popular y cualquier otro momento de represión a nuestro pueblo. Exigimos la libertad de las y los presos políticos por luchar. Y, por último, llevamos en nuestra memoria, y rendimos homenaje organizándonos y luchando también a las y los dirigentes históricos de nuestra clase como Luis Emilio Recabarren, Clotario Blest y Teresa Flores.

La fuerza está en la organización. Sindicalízate
A 8 años de Juan Pablo Jiménez, la lucha sigue

 294 total views,  2 views today