La anatomía de un estafador del clima

Por Joshua Frank*- El Departamento del Interior de Biden aprobó más de 3.500 permisos de perforación en los primeros doce meses, más que cualquiera de los tres primeros años de Trump en el cargo.

Ya debería estar claro que el compromiso del presidente Biden con la lucha contra el cambio climático viene acompañado de algunas advertencias brutales. Mientras los precios del petróleo se disparan, la inflación sigue estrangulando la economía y la guerra en Ucrania hace estragos, Biden ha renunciado de buen grado a una promesa central de la campaña de poner fin a la exploración petrolera en tierras federales. Pero el hecho es que hace tiempo que dejó de lado su hueca promesa sobre el clima.

Mientras cojeaba en la campaña, Biden presentó un ambicioso plan para prohibir todos los nuevos permisos de petróleo y gas en tierras y aguas públicas en su primer día en el cargo. Cuando llegó ese día, Biden firmó una orden ejecutiva en la que se pedía al Departamento de Interior que «pusiera en pausa» los nuevos arrendamientos de petróleo y gas «en la medida de lo posible». Aparentemente, no era tan posible. En cambio, el Departamento del Interior de Biden aprobó rápida y silenciosamente más de 3.500 permisos de perforación en los doce meses siguientes, más que cualquiera de los tres primeros años de Trump en el cargo.

Mientras los medios de comunicación nacionales se centraban en las vacunas y en la pandemia, apenas hubo noticias en los primeros días de Biden sobre su capitulación ante el cártel del petróleo y el gas. Mientras que las grandes organizaciones ecologistas, como el Sierra Club, se deshacían en elogios hacia la administración por la cancelación de Keystone XL y el bloqueo de la exploración de combustibles fósiles en el ANWR de Alaska, Biden apoyaba al mismo tiempo otro oleoducto de arenas bituminosas, conocido como Línea 3, que está previsto que atraviese las tierras de los nativos y las sensibles cuencas hidrográficas de Minnesota. También impulsó la apertura de 80 millones de acres de aguas en el Golfo de México para el arrendamiento de petróleo, lo que posteriormente fue bloqueado por un juez federal, que amonestó el plan, declarando que la administración no tuvo en cuenta el peaje que las nuevas operaciones de perforación en el Golfo tendrían en el clima.

Biden, al igual que el anterior gobierno de Obama, se ha mostrado feliz de hablar de boquilla sobre el calentamiento global, afirmando que está plenamente comprometido con la lucha por el clima, comprometiéndose públicamente a poner fin a la explotación de petróleo y gas en tierras públicas para 2035. Sin embargo, en la práctica ha sido una realidad contrastada. Ahora, sin embargo, la farsa ha terminado oficialmente, y Biden presiona abiertamente a los perforadores para que cumplan sus planes de explotación de nuestros recursos naturales.

«La industria del petróleo y el gas tiene millones de acres arrendados podrían estar perforando ahora mismo, ayer, la semana pasada, el año pasado», afirmó Biden a principios de marzo mientras Rusia invadía Ucrania y los precios del gas se disparaban. «Ahora no los están utilizando para la producción. Esa es su decisión».

Biden, cuya campaña se embolsó más de 1,6 millones de dólares de donantes del sector del petróleo y el gas durante su candidatura a la Casa Blanca, ha recibido elogios por impulsar el restablecimiento de las normas de perforación de la era Obama para los océanos Ártico y Atlántico. Es una táctica que los demócratas han perfeccionado: dar a los ecologistas una ficha para rechazarlos mientras les apuñalan por la espalda cuando están en retirada. De hecho, fue el sello distintivo de los años de Obama, en los que supervisó una expansión masiva de las perforaciones en alta mar, animó el auge del fracking e inició un aumento del 60% en la producción de petróleo en tierras de propiedad federal.

Además de poner fin a los futuros permisos, Biden, si realmente se tomara en serio la lucha contra las emisiones de gases de efecto invernadero, podría imponer una moratoria a todas las operaciones de perforación actuales que controla el Departamento de Interior, citando sus impactos climáticos negativos. Sin embargo, en lugar de ello, Biden está propagando el mito de que el aumento de las perforaciones ayudará inmediatamente a reducir el coste de la gasolina en el surtidor. Pero la cadena de suministro de petróleo es global, y los mercados no están controlados por la Casa Blanca ni se ven alterados drásticamente por la perforación en tierras públicas.

La mayor parte del petróleo y de los productos petrolíferos que se consumen en Estados Unidos se transportan desde Canadá, casi 4 millones de barriles al día. Otros 750.000 barriles proceden de México, 700.000 barriles diarios de Rusia antes de que estallara la guerra y 695.000 se envían desde Arabia Saudí y Oriente Medio. Estados Unidos, que quema el 20% del petróleo mundial y es ahora un exportador neto de petróleo, produjo 12 millones de barriles diarios en diciembre y se prevé que aumente esa cantidad sin que se aprueben permisos adicionales. En cualquier caso, cualquier nueva operación tarda hasta un año en repercutir en la producción diaria, y ésta ya es muy elevada. En resumen, los precios del gas no dependen de la producción nacional de petróleo.

Los demócratas han desaprovechado una oportunidad perfecta para revolucionar las infraestructuras de transporte mediante la promoción de un transporte masivo limpio y de comunidades en las que se pueda circular en bicicleta y a pie. La EPA calcula que los vehículos son responsables de la mayor parte de las emisiones de carbono en Estados Unidos, un 29%.

Si Biden se tomara en serio la lucha contra el cambio climático, trabajaría para incentivar a la gente a abandonar sus vehículos devoradores de gasolina dándoles razones para hacerlo. Hay muchas herramientas a disposición de Biden, desde exenciones fiscales para los que no tienen coche, transporte público gratuito y exenciones fiscales para las empresas cuyos trabajadores compartan coche o no vayan en coche al trabajo. No deberían destinarse fondos federales a la reconstrucción de las carreteras y puentes del país a menos que esas calles y carreteras empiecen a incluir carriles seguros para ciclistas y peatones. También debería iniciarse a nivel federal una reconstrucción focalizada de nuestros corredores urbanos para aumentar el tráfico peatonal y el transporte masivo.

Es evidente que no vamos a salir de los altos precios de la gasolina mediante la perforación, ni vamos a frenar el cambio climático quemando más combustibles fósiles. Los demócratas lo saben, por supuesto, simplemente apuestan a que los votantes no se preocupan lo suficiente como para oponerse, utilizando los altos precios de la gasolina como cobertura para más perforaciones y la guerra en Ucrania como excusa para mantener el flujo de petróleo.

Esto nos lleva a una cuestión mucho más importante y urgente. Estados Unidos, con Biden a la cabeza, no está ni de lejos cerca de cumplir los modestos objetivos establecidos en el Acuerdo de París, que ha fijado el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50% por debajo de los niveles de 2005 para el año 2030.

¿Alcanzaremos alguna vez esta reducción? No es probable, y menos aún teniendo en cuenta la insistencia de la administración en que se extraiga más petróleo de nuestras ya amenazadas tierras públicas, lo que no hace sino agravar el insondable problema en el que nos encontramos.

 

*Joashua Frank es editor de Counter Punch, donde se publicó originalmente este artículo.

 198 total views,  2 views today