HAMAS alerta de “explosión de ira” si Israel restringe acceso a Al-Aqsa

HAMAS alerta de una “explosión de ira”, si Israel cumple con su plan de imponer restricciones a la entrada de los palestinos en la Mezquita Al-Aqsa.

El primer ministro del régimen de Israel, Benjamín Netanyahu, y el ministro de seguridad sionista, Itamar Ben-Gvir, llegaron el domingo a un acuerdo para imponer límites a las visitas de los palestinos a la Explanada de las Mezquitas en Al-Quds (Jerusalén) —a la que los israelíes llaman “Monte del Templo”— durante el mes de Ramadán, que comienza el 10 de marzo.

Las restricciones marcarán la edad y el número de visitantes, pero aún no se han decidido las cifras exactas. Durante el debate, el ministro Ben-Gvir pidió limitar las visitas a musulmanes mayores de 70 años.

El Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) denunció el plan. “Una explosión de ira está a punto de estallar frente al régimen ocupante en respuesta a cualquier restricción a las oraciones en la Mezquita Al-Aqsa durante Ramadán”, dijo el mismo domingo Izzat al-Rishq, miembro del buró político de este movimiento.

Anteriormente, por medio de un comunicado, HAMAS condenó rotundamente el plan de Israel de restringir el acceso de los palestinos a la Mezquita, y denunció la decisión sionista como un reflejo de sus crímenes y la guerra religiosa contra el pueblo palestino.

Desde el comienzo de la guerra en la Franja de Gaza, las fuerzas israelíes han restringido el acceso de los musulmanes palestinos a la Mezquita Al-Aqsa, especialmente los viernes.

Con todo, la semana pasada, aproximadamente 25 000 fieles palestinos pudieron entrar en la Mezquita para realizar las oraciones del viernes por primera vez desde la guerra.

Loading