En Euskal Herria marcharon en Bilbao contra la OTAN y la Unión Europea

Más de 400 personas se manifestaron el sábado en las calles de Bilbao en contra del imperialismo de la OTAN y de la unión europea. Estuvo presente en todo momento la solidaridad con la lucha del Donbás así como las banderas de las naciones que luchan contra el imperialismo o han sido victimas de su violencia. A continuación reproducimos fragmentos del comunicado que se leyó al final de la manifestación.

Estamos en guerra. El bloque estatal, que se autodenomina «Occidente», ha estado adaptando sus esquemas de guerra desde finales de febrero, y los trabajadores vascos han notado de inmediato el sonido de esto. Estos sonidos han tenido el primer efecto de encarecernos la vida: comprar una hogaza de pan, una hogaza de leche, una caja de huevos y carne, y repostar el coche que necesitamos para vender nuestra fuerza de trabajo en las gasolineras.

O en un día caluroso como hoy para no quemarnos con el calor del verano en nuestras casas, porque las facturas de la luz suben cada día porque la élite burguesa aquí justifica cualquier decisión con el pretexto de la guerra de Ucrania. Junto a esto, ahora se ha convertido en una constante llevar a cabo la victimización del gobierno de ultraderecha en Kiev tras el silencio de las guerras internacionales, que se supone que es la crisis humanitaria que estamos viviendo.

De esta forma, engañando al Pueblo Trabajador Vasco, entidades títeres de la capital vasca como EiTB, Eroski, Kutxabank, Euskaltel, Metro Bilbao o incluso asociaciones de comercios municipales se unen para promover un cambio de raíz a la historia de la guerra iniciada. hace más de ocho años en Ucrania, algo que les es posible después de haber ido haciendo durante las últimas décadas una sociedad cada vez más desideologizada y sumisa. Así, tras el golpe de Estado provocado por el Euromaidán, que fue aprovechado por los países de la OTAN, se nos ha ocultado la limpieza étnica llevada a cabo contra las mujeres, hombres y niños de Lugansk y Donetsk.

Esta limpieza étnica la denuncia la propia OSCE, organismo vinculado a la OTAN que habla de al menos 16.000 muertos y dos millones de refugiados en el Donbass a febrero de este año. Sin embargo, no es que estas víctimas, como las de Yemen que constituyen la mayor catástrofe humanitaria de la actualidad, sean de segunda categoría frente a las instituciones vascas, navarras y pirenaico-atlánticas, sino que para ellos estas víctimas no han existido. Asimismo, el proyecto imperialista de cerco a China y Rusia, que lleva mucho tiempo sobre la mesa pero pisa el acelerador desde hace tres décadas, continúa implacable.

Al ignorar a los halcones estadounidenses como Brzezinsky o Kissinger, la Unión Europea se ha convertido en el compañero más fuerte de las aventuras imperialistas de Washington, haciendo que muchos miembros de la Unión Europea sean aún más beligerantes que el gobierno de los Estados Unidos. Esta beligerancia rusofóbica comienza con la censura del canal RT, prohibido por la Unión Europea pero prohibido por Estados Unidos, y termina con Pablo González, que está a punto de convertirse en el vasco Julian Assangea. Esto es solo el principio, estamos reprimidos desde el 24 de febrero y hay que tener en cuenta que la represión nos va a ir en contra porque los trabajadores vascos vivimos en dos estados de la OTAN.

El objetivo de Estados Unidos es subordinar neocolonialmente a Europa bajo su dominación económica reemplazando las empresas rusas con transnacionales estadounidenses y cortando a Europa del comercio de la Ruta de la Seda con China. Con las sanciones, los bancos están robando 600 billones de euros a Rusia y las corporaciones transnacionales estadounidenses están reemplazando casi todas las importaciones europeas de Rusia, equivalentes al 37% de las importaciones globales de la UE. Recuerda que además de gas y petróleo, Europa importa trigo, aluminio y muchos productos agrícolas de Rusia. Un negocio redondo para Estados Unidos. De hecho, no tenemos que ir a países como Polonia, Lituania o Estonia con poderosos sectores de habla rusa hace un siglo.

Solo tenemos que mirar a Alemania, que se construyó para importar combustible ruso por mar con el famoso oleoducto North Stream II el 1 de enero de este año, que no se ha puesto en marcha debido a todos los subterfugios estadounidenses. Esta propia Alemania liderada por la Unión Europea, a través del gobierno de Scholzen, ha comenzado a impulsar la política expansionista del excanciller Helmut Kohl una vez finalizado el mandato de Angela Merkel.

Sin embargo, vale la pena señalar que este gobierno de Scholzen ha detenido en los últimos días las piernas del régimen de los monjes españoles, ya que el gobierno de Madrid estaba a punto de enviar tanques Leopard al ejército de Kiev para enviar tanques Leopard a un nivel superior. Si bien los pueblos de Asia y África no creen la historia de esta retórica porque ya se conoce después de décadas de golpes occidentales contra los líderes progresistas, son los trabajadores europeos quienes pagarán las consecuencias, comenzando por la hiperinflación que nos viene encima a manos de las transnacionales oligopólicas estadounidenses que nos venden ya todo a precio de monopolio. Ni qué decir del lobby majzenita marroquí al que pertenece el PSOE, que traicionando de nuevo al pueblo saharaui ha recibido la respuesta lógica y coherente por parte del Gobierno argelino, por lo que en Hego Euskal Herria pagaremos aún más caro el gas.

Al mismo tiempo, la extrema-derecha se encuentra ante un chollo histórico, ya que en vez de ser los malos de la película como hace 80 años al liberarse la Alemania de Hitler, ahora ellos son los buenos para el público occidental. Se les están entregando toneladas de armas a ultraderechistas ucranianos que ya están apareciendo de vuelta en Londres, París o Roterdam, por lo que tal y como nos ha enseñado el último siglo, seremos nosotros los que tendremos que enfrentar el ascenso del fascismo en nuestras propias naciones, y las calles de Euskal Herria no están siendo excepción a junio de 2022.

No es la OTAN sino la Unión Europea la que acaba de aprobar miles de millones de euros en ayuda militar para Ucrania y en aumentos de presupuestos militares en toda Europa. El complejo militar-industrial yanqui está de fiesta porque ahora Europa está comprándoles cantidades billonarias de armamento. Se cumple el sueño americano de Trump y Biden de que Europa pague por su propia defensa, mientras nosotros nos subordinamos económicamente a las empresas transnacionales gringas. Convirtiendose en el Estado número 51 de Estados Unidos, urge señalar la necesaria salida de la Unión Europea ya que fuera de ella costará asentarse, pero dentro de ella estamos abocados a la pobreza extrema. Los pocos fondos que antes iban a la educación, salud, vivienda y educación ahora se reducirán aún más y pasarán a gastos militares para beneficio de empresas estadounidenses. Ahí tenemos las declaraciones de hace pocos días de Gotzone Sagardui. El dinero para curar a a nuestros abuelos en Osakidetza se va en armas para los neonazis ucranianos.

Tal y como hicieron en los ochenta y noventa con los «freedom fighters» en Afganistán, o hace una década con los «rebeldes moderados» de Libia y Siria, ahora se victimiza a los cuadros neonazis que constituyen una mayoría en las estructuras del ejército ecraniano. Así, las mismas personas alienadas que no han querido informarse y les han dado igual las muertes de miles de niños en el Donbass desde 2014, ahora nos dan lecciones y nos caricaturizan como monstruos por denunciar la que está siendo la mayor farse mediática de este siglo. Con esto, atendiendo a la campaña de criminalización que estamos sufriendo, la última ayer viernes por parte de El Correo, queremos dejar claro que no hace falta alinearse completamente con el gobierno que dirige Vladimir Putin para saber que independientemente de contradicciones o matices, apoyar el cambio de guión del 24 de febrero que detendrá la limpieza étnica en Donbass es colocarnos en el lado correcto de la historia.

El problema no es únicamente afirmar que Rusia y China son países imperialistas cuando en realidad no lo son. El problema es que es la OTAN quien oprime a Euskal Herria, siendo la OTAN quien participó en los GAL y la GLADIO sin haber pedido perdón jamás. Que no se nos olvide nunca que la OTAN no está a 5.000 km de aquí, sino que la OTAN está a pocos metros de nosotras pues una parte de nuestro pueblo está bajo dominación de un Estado que posee armamento nuclear. Que tampoco se nos olvide que la otra parte de nuestro pueblo, en la que está Bilbao, pertenece a un Estado oficialmente no poseedor armamento nuclear, pero lleno de bases de Estados Unidos.

En el sur, el polígono de tiro de las Bardenas en Nafarroa Garaia es clave para la OTAN. Por ejemplo, un año antes del referendum de 1986, el 70% de las prácticas con bombardeos aire-tierra y mediante misiles que realizó el ejército de Estados Unidos en Europa fueron en las Bardenas. Con 42.500 hectáreas, se extiende por el sureste de Nafarroa Garaia y tres localidades aragonesas, sumando un total de 19 municipios dentro de un parque natural y reserva mundial de la biosfera. Asimismo, en el sur el Gobierno de Vascongadas dirigido por Urkullu asume con absoluta normalidad su sumisión al Ejército otanista español, tal y como realiza el de gobierno de Chivite. No solo ello, sino que asimismo hace pública su amistad con la entidad sionista de Israel, tal y como volvimos a ver a pocos metros de aquí, el domingo ocho de mayo con las agresiones de los sionistas que quedaron casualmente impunes por parte de la policía que patrulla nuestras calles.

Tampoco es un secreto que en Santurtzi se embarcan armas hacia Arabia Saudí. Se conocen las fechas de carga y desde el puerto se ven los barcos realizando los embarques, donde los contenedores llegan en los plazos señalados. Son contenedores calificados como explosivos y llevan artillería ligera y media –munición, granadas y bombas– con destino a Yemen. El fabricante de esta artillería es EXPAL, Explosivos Alaveses, pero EXPAL no es la única empresa vasca que se dedica directa o indirectamente al mundo de las armas. Directamente se encuentra la empresa SAPA en Andoain (dirigida por el presidente de la Real, Jokin Aperribay) que se dedica a la producción de armas, mientras que de forma indirecta, ITP en Zamudio, fabrica motores de aviones que luego el Ministerio de Defensa español pone en venta a países como Arabia Saudí. En el mismo orden se encuentran IT Deusto (ahora llamada Oesia), o SENER, la empresa de fabricación militar fundada por el millonario empresario del Opus Dei Enrique Sendagorta. Por cierto, sus oficinas están en el número 56 de la Avenida de Zugazarte de Getxo, una zona donde vive gente negurítica muy acaudalada.

Mientras el astillero La Naval o la histórica papelera CEL de Enkarterri se ven abocadas al fracaso condenando a la misera a nuestras familias, docenas de empresas dedicadas al negocio militar siguen facturando millones, a costa de asesinar a habitantes que se rebelan ante la OTAN y sus aliados, ya sean estos saudíes, colombianos o israelíes. En pocas palabras, cualquier interpretación rigurosa de avance democrático mínimo para el Pueblo Trabajador Vasco en el siglo XXI que no tenga en cuenta la penetración de la OTAN en el día a día de nuestra realidad social, está abocada al fracaso.

En definitiva, todos los vascos que se consideren progresistas deben oponerse a las autoridades mediocres que dirigen la Unión Europea, señalando a sus representantes e instituciones como los principales perpetradores de nuestra miseria. De esta forma, os llamamos a sumaros a la lucha antiimperialista que nuestros padres y abuelos ejemplificaron en 1986 al asumir un compromiso militante para participar en las manifestaciones antiimperialistas y anticumbres de Gernika el miércoles 29 de junio y el jueves. , 29 de junio.

Durante las próximas décadas tendremos que luchar ideológicamente con fuerza para sacar a nuestros familiares y amigos del estado de alienación y deslizamiento contra la Unión Europea y la OTAN, y si no nos ocupamos de ellos, nuestras generaciones no nos lo perdonarán.

¡El País Vasco fuera de la OTAN y la Unión Europea!

Gora Euskal Herria Internazionalista!

 394 total views,  2 views today