El tsunami inflacionista mundial se produjo en Estados Unidos, no en Ucrania

Los precios en EE.UU. ya estaban subiendo mucho en los dos años anteriores a la operación militar rusa, con el consiguiente descenso del nivel de vida.

Un tsunami inflacionista está atravesando la economía mundial, creando desórdenes económicos -en algunos casos, crisis políticas agudas- en todos los países que toca. Esta situación se acentúa a medida que Estados Unidos intenta controlar la inflación subiendo rápidamente los tipos de interés, lo que obliga a las demás economías del Norte a entrar en recesión.

Las economías del Sur Global se han visto así afectadas por un cuádruple golpe que produce una estanflación aún más severa, un aumento de la inflación y una ralentización del crecimiento que en el Norte Global.

En primer lugar, el aumento de los tipos de interés en EE.UU. obliga a subir el tipo de cambio del dólar frente a las monedas de los países en desarrollo, aumentando los precios de las importaciones que suelen fijarse en dólares, lo que agrava la inflación en estos países.

En segundo lugar, la subida del dólar frente a las monedas de los países en desarrollo aumenta su coste de reembolso de las deudas internacionales, que tienen un precio en dólares.

En tercer lugar, para tratar de evitar una caída muy brusca de sus tipos de cambio, y para tratar de impedir que el capital salga de sus economías hacia Estados Unidos, los países del Sur Global suben sus propios tipos de interés, empujando sus economías hacia la recesión.

En cuarto lugar, la recesión del Norte Global reduce la demanda de las exportaciones del Sur Global, presionando aún más a la baja sus economías.

Desde el punto de vista político, esta situación crea crisis para varios regímenes de derecha del Sur Global, pero también añade una presión negativa sobre las políticas de los gobiernos de izquierda progresista y conduce a la amenaza de «revoluciones de color».

La inflación de EEUU

Estados Unidos afirma que esta inflación global, y la presión a la baja sobre los niveles de vida que crea, se debe a la guerra de Ucrania, y que por lo tanto los países deben culpar y unirse contra Rusia. Pero una breve mirada a los hechos refuta esta afirmación.

La guerra de Ucrania comenzó el 24 de febrero de 2022, pero los precios al consumidor de EE.UU. ya habían estado subiendo fuertemente durante casi dos años antes de eso. Más del 90% de las subidas de precios en EE.UU. en ese periodo tuvieron lugar antes de la operación militar rusa en Ucrania. Por lo tanto, es importante pensar de forma crítica cuando Estados Unidos culpa a Rusia de la inflación mundial y de la consiguiente reducción del nivel de vida.

La enorme ola inflacionaria estadounidense, que se extendió por todo el mundo con sólo dos o tres meses de retraso, ya que Estados Unidos es la mayor economía del mundo, tuvo lugar antes de la guerra de Ucrania. Como señaló el consejo editorial del Wall Street Journal, «Esta no es la inflación de Putin…. Esta inflación se hizo en Washington».

¿Qué causó la inflación de Estados Unidos?

Es fácil explicar en términos técnicos económicos por qué se disparó la inflación en EE.UU.; fue analizada mientras ocurría por economistas estadounidenses como el ex secretario del Tesoro Larry Summers. En mayo de 2021, Summers advirtió:

«Estamos asumiendo riesgos muy importantes por el lado de la inflación. La idea de la Fed solía ser que retiraba la ponchera antes de que la fiesta se pusiera buena. Ahora, la doctrina de la Fed es que sólo retirará la ponchera después de que vea que algunas personas se tambalean borrachas. Estamos imprimiendo dinero, estamos creando bonos del Estado, [y] estamos pidiendo prestado a escalas sin precedentes«.

Pero más importante que una explicación técnica es entender el papel social de la inflación. La inflación muestra que la demanda es mayor que la oferta, lo que presiona al alza los precios de los bienes y servicios. Por lo tanto, al no producirse un aumento de la oferta, la demanda tiene que reducirse. La pregunta social clave es: ¿Qué gasto estadounidense se recortaría?

Muchas reformas estadounidenses podrían aplicarse recortando la demanda y reasignando el gasto, con lo que se reducirían las presiones inflacionistas, sin que se redujera el nivel de vida de Estados Unidos; de hecho, estas reformas mejorarían la eficiencia económica y el nivel de vida de Estados Unidos.

El gasto militar de Estados Unidos es el más elevado del mundo, más que el de los nueve países siguientes juntos. Este gasto, que asciende al 3,7% del PIB de EE.UU., podría reducirse sin que el nivel de vida disminuyera.

Además, en 2020 el gasto de EE.UU. en sanidad alcanzó el 19,7% del PIB, casi una quinta parte de su economía. Pero el sistema sanitario privado estadounidense es muy ineficiente. Estados Unidos gasta más en sanidad en proporción a su economía que cualquier otra economía del mundo, pero la esperanza de vida en Estados Unidos es de sólo 77 años, frente a una media de 83 años en otras economías de renta alta.

Intereses creados

Pero la reducción del gasto militar estadounidense o la racionalización de la atención sanitaria irían en contra de los intereses creados de los fabricantes de armas y de las grandes farmacéuticas en Estados Unidos, respectivamente. Reducir el gasto militar estadounidense obligaría a disminuir su agresiva política militar en el extranjero. La racionalización de la asistencia sanitaria en EE.UU. supondría un cambio hacia un sistema público, como el que utilizan con más éxito otros países, y reduciría los beneficios de las grandes empresas privadas de asistencia sanitaria.

El interés del gobierno estadounidense en apoyar a los fabricantes de armas y a las grandes farmacéuticas hace que no se tomen estas medidas.

Pero si no se toman medidas contra estos intereses creados, entonces la única forma alternativa de reducir el gasto es recortar el nivel de vida de la clase trabajadora. Esto es lo que ocurre durante la inflación. Como explicó John Maynard Keynes, es mucho más fácil recortar los salarios reales mediante una alta inflación que reduciendo directamente los salarios en dinero: es un recorte parcialmente oculto, y los trabajadores no pueden negociar con sus empleadores sobre los niveles de inflación.

La inflación a medio y largo plazo es desestabilizadora y debe ser controlada. Normalmente, en el capitalismo esto se consigue mediante la recesión. Pero la inflación a corto plazo es una poderosa herramienta para reducir los salarios reales, que es lo que está ocurriendo.

En términos monetarios, los salarios medios en Estados Unidos están aumentando. En agosto aumentaron un 4,6% interanual. Pero los precios aumentaron más rápidamente, un 8,3% durante el mismo periodo. Por lo tanto, los salarios reales estadounidenses cayeron, como lo han hecho todos los meses desde abril de 2021. En agosto de 2022, los ingresos semanales reales de EE.UU. eran un 3,4% más bajos que un año antes.

Pero esta inflación, que está recortando los ingresos reales de los trabajadores estadounidenses, se extiende al resto del mundo, creando una crisis en el Sur Global. La inflación estadounidense, por tanto, ataca tanto a los trabajadores estadounidenses como al resto del mundo.

*John Ross es miembro del Instituto Chongyang de Estudios Financieros de la Universidad Renmin de China. También es miembro del comité organizador de la campaña internacional No Cold War.

 346 total views,  2 views today