El negocio del coronavirus: Altos precios en clínicas y cobros abusivos por productos en Internet

19.03.2020. Por Nicolás Sepúlveda y Benjamín Miranda. Ciper Chile.

Consultas y exámenes de prevención del Covid-19 presentan diferencias de hasta $75.300 entre clínicas y hospitales. Aunque en la red pública y el sector privado el valor del examen para detectar coronavirus es similar, lo que dispara la brecha es el precio de la consulta médica previa. En tanto, en plataformas como Mercado Libre y Yapo, productos como mascarillas y alcohol gel, agotados en el mercado formal, se venden a precios desorbitados. Hasta hace unas semanas las mascarillas se comercializaban a unos $700, pero hoy se ofrecen a casi $9.000 en Internet. Los cinco litros de alcohol gel, que costaban cerca de $8.000, se están vendiendo hasta en $30.000.

Hacerse el examen para detectar el coronavirus puede costar hasta $158.800 en clínicas de la Región Metropolitana, mientras el mismo test en un hospital público cuesta $83.500. Eso incluye el precio del examen y el de la atención médica de urgencia. En ambos casos se trata del “valor de lista” (antes de la bonificación de la Isapre o Fonasa). Una diferencia significativa: $75.300.

Adquirir un bidón de cinco litros de alcohol gel puede significar un desembolso de hasta $30.000 en portales de Internet dedicados a la compraventa. En el mercado formal el precio del mismo producto bordea los $8.000 (aunque está prácticamente agotado en farmacias y distribuidoras). CIPER rastreó los valores de diversos productos asociados a la prevención del Covid-19 y detectó diferencias de precios abismantes. Un lucrativo negocio, para peces grandes y pequeños, que hasta ahora se ha desarrollado sin freno.

Bajo el estado de catástrofe declarado por el gobierno, la ley prohíbe la “manipulación de precios” de bienes de primera necesidad (además de su acaparamiento) y permite su regulación para evitar que se transen con valores abusivos. Por lo mismo, el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac) anunció que si detecta anomalías de este tipo puede hacer denuncias al Ministerio Público o a la autoridad sanitaria. De hecho, ya ofició a portales de internet especializados en ventas (como Mercado Libre y Yapo) para que bloqueen ofertas que presenten precios desproporcionados. No obstante, hasta ahora los avisos con precios elevados siguen en línea.

En las farmacias es casi imposible conseguir a estas alturas una mascarilla sanitaria, a pesar de que los expertos no se ponen de acuerdo si usarlas ayuda o no a evitar el contagio. También es extremadamente difícil hacerse de alcohol gel, el que sirve para desinfectar las manos (aunque el lavado con jabón es el método de prevención más efectivo).

Para este reportaje el equipo de CIPER recorrió 23 farmacias, supermercados y otros puntos de venta en las comunas de Santiago, Ñuñoa, Maipú, Estación Central y Providencia. En 13 de esos locales se había acabado el alcohol gel y en la mayoría tampoco tenían guantes. En solo dos había mascarillas: dos unidades por $1.500 en la Plaza de Maipú y $1.890 la caja de tres unidades en Pajaritos. Es decir, entre $630 y $750 por mascarilla. La escasez desató una escalada que elevó el precio del mismo producto, en los sitios de compraventa por internet, hasta la friolera de $9.000 por unidad.

El pánico generado por el crecimiento de la tasa de contagio ha disparado los valores. ¿Quiénes se benefician con la emergencia sanitaria?

LAS CLÍNICAS

Los vendedores informales de mascarillas y alcohol gel no son los únicos que han sacado provecho. CIPER consultó el valor del examen que detecta el Covid-19 en clínicas de la capital y lo contrastó con el sector público. La diferencia es amplia.

En el Hospital San José informaron que el examen cuesta $53.000 y la atención de urgencia, que se paga aparte, vale $30.500. En total $83.500. Estos son “precios de lista”, para quienes se atienden sin tener previsión.

No obstante, los cotizantes de Fonasa (categorías A y B) y mayores de 60 años, tienen acceso gratuito al examen en la red pública. Los del grupo C debe cancelar $2.800 y los del grupo D, $5.600, si acuden al hospital sin una orden médica. Si los envía un doctor, el test es gratuito.

Los precios en el sector privado son mucho más altos. CIPER consultó lo que cobran las clínicas Alemana, Las Condes, San Carlos de Apoquindo, Santa María, Dávila e Indisa. En el tope del ranking se ubica la Clínica Alemana, donde informaron que el valor del chequeo puede costar hasta $158.800. El examen en esta clínica tiene un precio de $49.800 para afiliados a Isapres. Si el paciente se atiende por Fonasa, disminuye a $20.080. Lo que dispara los valores es la atención médica de urgencia: $95.000 en horario hábil (desde las 8:00 hasta las 20:59) y $109.000 fuera de ese lapso. Esto quiere decir que la atención de urgencia de un cotizante de Isapre en el horario más caro alcanza un valor de $158.800.

La Clínica San Carlos de Apoquindo, perteneciente a la Red de Salud UC Christus, registra el valor más alto del examen de Covid-19: $65.000 (tarifa fija para Isapre y Fonasa). La atención de urgencia cuesta $73.261. En suma, el procedimiento completo tiene un valor de $138.261.

En la Clínica Las Condes indicaron que el examen tiene un precio de $60.340 y la atención en urgencias cuesta $73.617. El total: $133.957.

La Clínica Santa María informó que el precio del examen es $36.500 para Isapre y $28.080 para Fonasa, mientras la consulta en urgencias tiene un valor de $59.900. El total es de $96.400 para Isapre y $87.980 para Fonasa. Pero ese valor se incrementa si el médico decide aplicar un segundo examen que detecta la parainfluenza. De acuerdo con la página web de la clínica, este test vale $48.700 si se hace entre las 08:00 y las 19:59 (tanto para Isapre como Fonasa). Pero fuera de ese horario asciende a $73.100. Es decir, que si usted cotiza en Isapre y se atiende fuera del horario hábil, el procedimiento –sumando los dos exámenes­– puede alcanzar un valor de $169.500.

En la Clínica Dávila se negaron a entregar el precio telefónicamente. Su central de información adujo que la única forma de conocerlo es acudiendo al establecimiento, a pesar de que el 10 de marzo la Superintendencia de Salud informó que todos los hospitales y clínicas deben “mantener información de libre acceso sobre el valor” del test.

“EMPRENDEDORES” DEL ALCOHOL GEL

El mercado desregulado de venta de mascarillas, guantes, desinfectantes, alcohol gel y cualquier otro producto de limpieza entró en ebullición con la pandemia y hoy genera ganancias para el vendedor que pueden multiplicar varias veces la inversión.

El alcohol gel es uno de los productos que más rápidamente desapareció de las estanterías de las farmacias y que hoy se vende por canales informales a un precio mucho mayor que hace pocas semanas. El bidón de cinco litros ahora es ofrecido hasta en $30.000. Como referencia, ese mismo producto el año pasado costaba $8.849 más IVA en la distribuidora Delimp, que ahora lo tiene agotado.

Uno de los que ofrece los bidones de cinco litros de alcohol gel es Jorge Carrasco, quien en la plataforma de compraventa yapo.cl lo vende como “alcohol gel anti coronavirus” a $30.000. Cuando lo llamamos para cotizar el producto, señaló que estaba agotado y que alcanzó a vender unos cien bidones, lo que equivale a $3 millones.

A $7.890 el litro vendía el alcohol gel Leonardo Jaulhac, empresario que se dedica a la venta de menaje en un local de calle San Pablo, en Santiago. Los cinco litros ascendían a $39.450, el precio más caro detectado por CIPER.

– ¿No es un abuso, en un contexto de pandemia?

– No es un abuso. Eran 26 unidades, así que no creo que sea grave. No era un gran negocio. Nadie se hizo rico- respondió.

A $25.000 más IVA vende cada bidón de alcohol gel de cinco litros el actor Juan Pablo Cabezas, quien formó una empresa individual de responsabilidad limitada el pasado 14 de marzo, para regularizar su negocio en medio de la emergencia. Cabezas dijo a CIPER que hace dos semanas compraba los bidones a $12.000 y que ahora le cobran $15.000. Él también ha ido subiendo los precios: cuatro días atrás ofrecía los bidones en su cuenta de Instagram a $20.000.

-Hay proveedores que venden el litro a $6.000. Eso significa que yo tengo que venderlo a $8.000 y me expone a que me tapen en chuchás y me traten de usurero. Y les encuentro la razón- señala, agregando una justificación: “Soy un cesante más de este país”.

En su primera conversación con CIPER, Juan Pablo Cabezas señaló que su proveedor de alcohol gel era Comercial Sodak, la que le vendía los bidones a $15.000, si la compra superaba las cien unidades. Pero CIPER le consultó a una de las dueñas de esa empresa, María Victoria Sagredo, quien aseguró que nunca han vendido alcohol gel. Volvimos a llamar a Cabezas, quien ahora aseguró que lo compraba en “tiendas de la calle San Pablo”. También dijo que no podía asegurar que el producto que vende puede ser usado para desinfectar las manos, porque podría tratarse de alcohol gel de uso industrial que solo se puede utilizar para higienizar superficies.

De hecho, un socio de Egle S.A., empresa proveedora de alcohol gel, dijo a CIPER que hay que tener mucha precaución al comprar, para distinguir entre el producto de uso industrial y el de uso cosmético (desinfección de manos). Gonzalo Leiva Egnem señaló que su negocio solo vende el de uso industrial, pero que no sabe cómo lo revenden sus clientes. El químico de la Universidad Católica indicó que ellos venden a $15.000 el bidón de cinco litros en las ventas al detalle y a $8.000 al por mayor. Aseguró que no han subido los precios.

MASCARILLAS A $9.000

Las mascarillas también son ofrecidas a precios exagerados en el mercado informal. En la plataforma mercadolibre.cl se ofertan dos unidades del modelo N95 a $17.990 (casi $9.000 cada una), cuando el precio normal varía entre $600 y $900, según señaló el ministro de Salud, Jaime Mañalich.

Uno de los que vende las mascarillas N95 es el empresario de Talcahuano Rodrigo Avendaño, quien a través de Mercado Libre ofrece cuatro unidades por $25.000. El 17 de marzo lo llamamos para cotizar el producto y en esa ocasión aseguró que había tenido que despedir personal de su empresa (Inmobiliaria e Inversiones Prau), por lo que le quedó un stock de mascarillas disponibles. Dijo que tenía 500 cajas y que hasta ese día había vendido 11.

Dos días después, consultado por un negocio que implica vender un producto a un precio que multiplica por diez su valor habitual en medio de una crisis sanitaria, Avendaño respondió que lo hizo “porque de mí depende mucha gente económicamente”. Y afirmó que había decidido no comercializar el resto de las mascarillas: “Las guardaré para consumo personal, porque parece que esto es para largo”.

El mismo modelo de mascarillas es el que ofrece Álex Riveros, de Curacaví. En su caso la oferta es de 20 mascarillas N95 por $50.000 ($2.500 cada una). Plantea que la gente anda desesperada y que él ha vendido todos los packs que tenía disponibles. “Yo las consigo con un amigo que trabaja en una empresa de insumos para hospitales, pero ahora está difícil porque están priorizando la venta a Cenabast”.

CIPER le consultó a Riveros por los resultados de su negocio y el detalle del proceso de compra a su proveedor. Respondió que ha vendido tres cajas de 20 ejemplares cada una, luego se limitó a contestar que “es un amigo el que me las pasa”. Al insistir en este punto, Riveros dijo “¿sabes qué? yo no estoy para esto?” y cortó el teléfono.

Gerardo, de Las Condes, que ofrece mascarillas N95 a $5.490 cada una en yapo.cl, se asustó cuando le preguntamos por el stock que tenía disponible. Dijo que lo habían llamado de la PDI para “amenazarlo”: “Compré unas mascarillas en un inicio para mi casa y tengo otras que trajo mi papá”. Agregó que solo adquirió diez paquetes y que había vendido cuatro.

Hay empresas que ofertan packs de productos que supuestamente previenen el contagio. El caso más llamativo es el de Comercial Siglo XXI Limitada, la que en Mercado Libre ofrecía por $114.900 un frasco de Lysoform, una botella de jabón líquido, cuatro rollos de papel higiénico, un limpiador multiuso Virutex y un set de mascarillas. Con un precio evidentemente exagerado la empresa fue denunciada en redes sociales.

Uno de los socios de Comercial Siglo XXI, Jorge Fierro Jones, dijo a CIPER que todo se originó “por un error de tipeo al subir el post, ya que ese no era el precio”. Agregó que se dio cuenta porque recibió cientos de mensajes “que me sacaban la madre” y que eliminó la publicación: “Quiero pedir disculpas a la gente que se sintió pasada a llevar y decirles que no se vendió ni un pack a ese precio. Si lo hubiera hecho, habría devuelto el dinero”. El valor original de su oferta, señaló, era $54.900.

La desregulación del mercado y la especulación en medio de la pandemia ha sido tema para el gobierno. La semana pasada el ministro de Salud, Jaime Mañalich, dijo que se activará anticipadamente la ley que amplió las facultades de la Cenabast. Esto, para adquirir insumos para la prevención del coronavirus, intermediarlos con farmacias y fundaciones, y así fijarles un precio.

El problema es el amplio y desregulado mercado informal que campea en redes sociales y plataformas como Mercado Libre y yapo.cl. La Tercera informó que en Estados Unidos portales como Amazon y Ebay retiraron los anuncios de personas que aumentaron los precios de sus productos debido a la pandemia. El Sernac recién comenzó a hacer lo mismo en Chile.

 

En este artículo también trabajaron los estudiantes en práctica Tamara Khöler y Matías Quezada.

 

603 total views, 36 views today