El descenso de Europa hacia la desindustrialización

Por Philip Pilkington* –
El ataque al gasoducto Nord Stream fomentará el proteccionismo.

El rápido colapso económico al que se enfrenta Gran Bretaña no es más que una versión acelerada de lo que está a punto de sufrir toda Europa: un endeudamiento insostenible para financiar la brecha entre los altos precios de la energía y lo que los hogares pueden pagar realmente. Con el sabotaje del gasoducto Nord Stream, ya no hay vuelta atrás. Europa ya no puede importar físicamente gas ruso: los precios seguirán siendo altos hasta que Europa construya más capacidad energética, lo que podría llevar años.

¿Qué puede resultar de esto? Los altos precios de la energía harán que la fabricación europea deje de ser competitiva. Los fabricantes europeos se verán obligados a repercutir el aumento de los costes energéticos en forma de precios más altos y los consumidores encontrarán más barato comprar productos de países con precios energéticos normales. La única respuesta europea lógica a la amenaza de desindustrialización generalizada es aumentar los aranceles. Es la única manera de igualar los precios entre los productos europeos más caros y los extranjeros más baratos, apoyando así artificialmente la fabricación europea. Esta estrategia reducirá el nivel de vida, privando a los europeos de productos más baratos, pero al menos preservará algunos puestos de trabajo en el sector manufacturero.

Este proceso se parece mucho al inicio de la Gran Depresión. En la década de 1920, debido a los acuerdos financieros asimétricos iniciados en el Tratado de Versalles, las economías occidentales acumularon enormes cantidades de deuda. En 1929, el colapso del mercado de valores estadounidense eliminó uno de los principales puntales que quedaban y las economías occidentales se hundieron. Europa fue la primera en caer y, al secarse el comercio, Estados Unidos la siguió por el agujero.

Las economías occidentales modernas llevan décadas acumulando deuda. Pero desde los cierres de principios de 2020, esta acumulación de deuda se ha disparado. En 2019, la deuda pública de la eurozona en relación con el PIB era del 83,8%. En 2020, después de que se desvelaran los rescates del bloqueo, se disparó al 97,2%. En el mismo período, la relación deuda/PIB de Gran Bretaña pasó del 83,8% al 93,9%. Estos son los mayores aumentos de la historia. El aumento de la deuda durante el bloqueo fue probablemente inevitable. Pero ciertamente desencadenó el comienzo de las presiones inflacionistas que ahora vemos en todas partes, especialmente porque los propios cierres demolieron completamente las cadenas de suministro. Así que, más dinero persiguiendo menos bienes. Pero lo que ha sucedido desde el comienzo de este año es algo totalmente distinto.

La invasión rusa de Ucrania ha desencadenado una guerra de precios de la energía en Europa que está obligando a aumentar el endeudamiento de los gobiernos para cubrir los costes energéticos. A diferencia de los cierres, estas subidas de los precios de la energía están ejerciendo una presión directa tanto sobre los precios como sobre la balanza comercial entre países. El aumento de los precios de la energía significa que Europa debe enviar más euros y libras al extranjero para obtener energía, por lo que el valor de las importaciones aumenta y estos mayores costes de importación se trasladan a los consumidores, ya que las empresas intentan compensar el aumento de los costes energéticos subiendo los precios. La situación ya no es ni remotamente sostenible. Este es, casi con toda seguridad, nuestro momento de 1929.

En los años 30, Europa cayó en un agujero negro económico. Su economía se derrumbó y todo el comercio que realizaba con el resto del mundo fue absorbido por el agujero. Entonces, Europa se replegó sobre sí misma y empezó a aumentar las barreras comerciales para conseguir una apariencia de normalidad económica. Se trataba de un caso clásico de lo que los economistas llamaban la «falacia de la composición»: lo que era bueno para Europa en particular, era malo para la economía mundial y, como Europa formaba parte de la economía mundial, resultó ser malo también para Europa. El mundo cayó en la depresión.

Podría ocurrir lo mismo en la actualidad? La Oficina del Representante de Comercio de Estados Unidos estima que Estados Unidos realizó más de 5,6 billones de dólares de comercio -aproximadamente el 26% del PIB- en 2019. Ese mismo año, el comercio con la Unión Europea se estimó en 1,1 billones de dólares, es decir, aproximadamente el 20% del comercio total. A medida que Europa caiga en el agujero, este comercio caerá con ella. La economía estadounidense, ya frágil, probablemente también caerá.

Una diferencia clave esta vez es que hay un bloque económico rival que podría quedar aislado de esta dinámica, el emergente Brics+: Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica y Argentina -con Irán, Turquía, Egipto, Indonesia y Arabia Saudí también sumándose a la cola. Desde el inicio de la guerra en Ucrania, los países del Brics han ido consolidando sus lazos comerciales y financieros y añadiendo nuevos miembros. Parece que el objetivo es que estas economías se desvinculen lo más posible de Occidente. Si lo consiguen -y parece que así será- podrán evitar la depresión. El sabotaje del Nord Stream podría ser el punto en el que los futuros historiadores marquen el fin del dominio occidental.

*Philip Pilkington, macroeconomista y analista de inversiones. Es autor de The Reformation in Economics.

Artículo publicado en The Spectator.

 398 total views,  2 views today