El bloqueo de Kaliningrado y las posibles respuestas de Rusia

Tras las sanciones de la UE contra Rusia, Lituania ha decidido bloquear parcialmente el tránsito de materiales y mercancías a Kaliningrado. La decisión de Lituania provocó las protestas de Moscú y está alimentando las tensiones entre Rusia y la OTAN en un momento ya muy delicado dada la situación en Ucrania.

Además de calificar esta decisión de violación del derecho internacional, Rusia se queja de que los cargamentos bloqueados constituyen hasta el 50% de las importaciones de Kaliningrado. Un territorio ruso que limita con Polonia y Lituania, dos países de la OTAN. Hablamos en primer lugar de los productos siderúrgicos y luego de mercancías como el caviar, el alcohol, los fertilizantes, la madera, el vidrio y los productos de madera. A partir del 10 de agosto, también se bloquearán el aceite y los productos petrolíferos.

La importancia geopolítica de Kaliningrado

Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Kaliningrado era territorio alemán y se llamaba Könisberg. Tras su anexión a la Unión Soviética en virtud de los Acuerdos de Paz de Potsdam, adquirió el nombre de Kaliningrado en honor al revolucionario Mijaíl Kalinin.

Con una superficie de 15.100 km², Kaliningrado tenía una población de 482.443 habitantes en 2019. Esta ciudad portuaria está situada en la desembocadura del río Pregel, que desemboca en el lago Vístula, que a su vez se comunica con el mar Báltico a través del estrecho de Baltijsk.

Esta ruta permite la salida marítima a los puertos de Baltiysk y Kaliningrado en Rusia, así como a los puertos polacos de Elbl?g, Braniewo, Tolkmicko, Frombork, Sztutowo, Krynica Morska y Nowa Pas?

Debido a su ubicación estratégica, Kaliningrado era una de las principales bases navales de la Unión Soviética en el Mar Báltico, junto con Riga y la isla de Kronstadt. Tras la independencia de Lituania en 1991, Kaliningrado pasó a estar bajo soberanía rusa, pero se separó geográficamente del resto de Rusia.

Desde que comenzó la operación militar en Ucrania el 24 de febrero, la importancia geopolítica de Kaliningrado se ha hecho mucho más evidente, ya que permitiría a Rusia proteger sus defensas contra cualquier acto hostil de los países de la OTAN.

El bloqueo viola los acuerdos

Según el gobernador de la región de Kaliningrado, Anton Alikhanov, las medidas adoptadas por las autoridades de Vilnius podrían conducir al estrangulamiento económico de la región.

En 2021, el 50% de las mercancías llegaron a la región por tren, el 40% por mar y el 10% por carretera y aire. El quinto paquete de sanciones europeas, introducido contra Rusia en abril de 2022, afectó al transporte de mercancías, pero Kaliningrado no se vio afectado.

Presumiblemente porque existen acuerdos firmados a principios de la década de 2000, según los cuales Lituania se comprometió a no interferir en los suministros al exclave ruso para poder ingresar en la Unión Europea.

El vicepresidente de la Cámara Alta del Parlamento de Moscú, Konstantin Kosachev, dijo que Lituania había violado los actos jurídicos internacionales al prohibir el tránsito de mercancías.

Además de los acuerdos entre Rusia y la UE, mencionó el acuerdo comercial y arancelario de la OMC y los convenios internacionales de transporte. El político no descartó la posibilidad de que en el futuro Occidente también viole la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar, gracias a la cual los barcos llegan a la región de Kaliningrado por aguas neutrales. Es probable que los adversarios de Rusia hagan lo mismo con el espacio aéreo, añadió el senador y diplomático ruso.

El miembro del Consejo de la Federación Andrei Klimov calificó el bloqueo de agresión directa y sugirió recurrir a la autodefensa. Su colega Andrei Klishas considera las restricciones lituanas una violación de la soberanía rusa y ve posible una respuesta «muy dura». Que miren a Ucrania y piensen qué otros métodos pueden estar de nuestro lado», dijo el senador Sergei Tsekov.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha pedido a las autoridades lituanas que levanten inmediatamente todas las restricciones que Moscú considera «abiertamente hostiles». En caso contrario, Rusia se reserva el derecho a responder.

¿Cómo responderá Rusia?

Rusia tiene un abanico de posibles movimientos para responder al acto hostil de las autoridades de Vilnius.

En primer lugar, podría revocar el reconocimiento de la independencia de Lituania. Una vieja idea que resurge de vez en cuando en Moscú. Se cree que el Consejo de Estado de Gorbachov no tenía derecho en 1991 a revisar las fronteras de la Unión Soviética. En este sentido, el diputado de la Duma Yevgeny Fedorov presentó recientemente un proyecto de ley.

Señaló que Lituania no celebró un referéndum sobre la independencia ni estableció un periodo de transición, mientras que hubo un referéndum en el que la población votó mayoritariamente a favor de mantener la Unión Soviética con todos sus territorios.

Rusia también podría decidir abandonar los acuerdos con la UE sobre Lituania. Como recuerda Dmitry Rogozin, que dirigió las negociaciones entre Moscú y Bruselas sobre esta cuestión en 2002-2003, Rusia reconoció las fronteras de la República de Lituania a cambio de que se garantizara el tránsito ininterrumpido de ciudadanos y mercancías rusas hacia y desde Kaliningrado. Gracias a este reconocimiento, Lituania pudo ingresar en la UE y la OTAN.

Luego hay otra respuesta posible, una fuerte, cargada de consecuencias que podría resultar en una confrontación abierta con la OTAN. Estamos hablando de la puesta en marcha del llamado «corredor de Suwalki». Al introducir un bloqueo virtual de los transportes en la región de Kaliningrado, Vilna «retiró la silla» en la que ha estado sentada durante todos estos años como Estado miembro de la UE, dijo Andrey Klimov. El comportamiento inaceptable de Lituania al restringir el tránsito en la región de Kaliningrado pone en peligro a la OTAN, advirtió. «La Unión Europea, si no corrige inmediatamente la impúdica salida de Vilnius», opina el diputado de la Duma rusa, «desautorizará por sí misma para nosotros la legitimidad de todos los documentos sobre la adhesión de Lituania a la UE, y esto nos desatará las manos para resolver el problema de tránsito de Kaliningrado creado por Lituania por cualquier medio que elijamos».

Sin embargo, la creación del «corredor de Suwalki», un paso terrestre entre Lituania y Polonia de unos 100 km de longitud, que podría conectar el territorio de Bielorrusia con la región rusa de Kaliningrado, tiene una implicación: supondría un choque con la OTAN.

Por último, Lituania podría desconectarse del sistema energético. Esta sería la opción económica más dolorosa que Moscú podría elegir como respuesta al acto hostil de Vilnius. Lituania está actualmente conectada al anillo energético BRELL, que une Bielorrusia, Rusia, Estonia, Letonia y Lituania. Los países bálticos llevan tiempo declarando su deseo de abandonar este sistema y fusionarse completamente con los sistemas energéticos de la UE. Sin embargo, la transición energética hacia Europa -prevista para 2025- aún debe superar considerables dificultades, por lo que los países bálticos siguen dependiendo en gran medida de la electricidad rusa. La desconexión de Lituania de BRELL antes de lo previsto creará problemas muy graves para la economía de Vilnius y la vida de su población.

Después de Ucrania, ¿está Lituania también dispuesta a inmolarse para servir a los intereses euroatlánticos?

*Fabrizio Verde, editor de l’AntiDiplomatico. Napolitano, clase del 80.

Artículo publicado en L’Antidiplomatico.

 306 total views,  2 views today