Día del Joven Combatiente o el día de conmemoración hacia la resistencia a la dictadura

Gran parte de los países que estuvieron sometidos a regímenes autoritarios o totalitarios, al menos en Occidente, tienen un día para celebrar la liberación -una fiesta nacional- y otros para conmemorar a quienes dieron su vida por ésta.

Los partisanos que lucharon por la liberación de la Italia de Mussolini, la resistencia francesa ante la ocupación alemana o los mismos alemanes que se atrevieron a atentar contra la vida de las autoridades nazis (sólo por nombrar los casos más conocidos), son héroes nacionales y cuentan con museos, parques, calles y monumentos en su honor.

Y es que el fascismo en esos lugares fue derrotado, por eso es del todo natural homenajear a la resistencia. En Chile, por otra parte, el autoritarismo no fue derrotado, sino que se llegó a un acuerdo con éste para una transición en la entrega del poder, pero manteniendo toda la estructura social, económica y política, la que recién 30 años después el pueblo chileno pudo quebrar.

Por eso que el caso más parecido al nuestro podría ser España, con dictadores muriendo de viejos y en libertad, y con autoridades políticas que pasaron de un día para otro de trabajar en un régimen sanguinario a ser autodenominados demócratas que se atreven a calificar de terroristas a quienes lucharon precisamente por recuperar la democracia mientras ellos eran parte del Estado criminal.

No obstante, no es tan sencillo construir la memoria de un pueblo desde arriba. La historia de la transición en cuanto a que derrotamos a la dictadura «con un lápiz y un papel» como le gustaba decir a Ricardo Lagos, no tiene un correlato popular en lo más mínimo.

Pues con cada año es más fácil afirmar que el triunfo en el plebiscito del 5 de octubre del 88 es una fecha que el pueblo no siente propia. Ni por lejos es un día de conmemoración que podría esperarse de un pueblo que identifica como la liberación de una dictadura (como el 25 de abril en Italia, misma fecha en Portugal, 19 de julio en Nicaragua, etc.), y particularmente de una tan brutal como la dictadura militar-empresarial que sufrió Chile desde 1973.

Si ponemos atención, la «celebraciones» son una junta a tomar once de presidentes de partidos políticos totalmente desconectados del Chile real y algunos otros integrantes de la elite nacional.

Por otro lado, y más allá de los juicios de valor que cada quien tenga sobre la fecha de hoy, el Día del Joven Combatiente es la única instancia del año en que realmente se conmemora la resistencia a la dictadura, desde su origen ininterrumpidamente hasta ahora y por fuera de la oficialidad estatal.

Un día con una carga política muy potente que ha logrado resistir 30 años de desprestigio de los grandes medios de comunicación, pero que ahí está. Y si bien está muy lejos de ser mayoritario y extendido, es una fecha que surgió espontáneamente desde abajo por un grupo considerable del pueblo chileno, y eso es muy difícil de derrotar, y sobre todo ahora con las posibles resignificaciones que pueda tener luego del inicio del Estallido Social en 2019.

 424 total views,  2 views today