Desde Irán aseguran que intervención en avión con tripulación iraní y venezolana es “propaganda” en su contra

Argentina retuvo el pasaporte de los tripulantes mientras se investiga; legisladores de la oposición de ese país presentaron denuncia en la Justicia y elevan pedidos de informes.

El ministro de Defensa Nacional, Javier García, confirmó el domingo que dio la orden de que un avión de origen iraní –con tripulación de ese país y de Venezuela– no ingresara en el espacio aéreo uruguayo, tras una información que llegó al Ministerio del Interior “de agencias extranjeras”.

El avión que transportaba piezas de automóviles salió de Ezeiza, en Buenos Aires, hacia Uruguay, pero ante la negativa del aeropuerto uruguayo volvió a Argentina, donde está retenido por las sospechas sobre los motivos de su vuelo a ese país. El gobierno de Alberto Fernández confirmó que se les retuvo el pasaporte a cinco tripulantes iraníes, pero se aclaró que podrían recuperarlos antes si abandonaban el país en un vuelo regular de línea mientras prosiguen las averiguaciones.

Este domingo, diputados de la oposición en Argentina presentaron una denuncia en la Justicia contra las autoridades que dejaron ingresar al avión, que tiene sanciones impuestas por Estados Unidos.

“Ya presentamos junto al diputado Ricardo López Murphy la denuncia ante el juez federal Federico Villenas para que se investigue a los titulares de todos los organismos involucrados y se obtengan los datos dactilares de la tripulación involucrada”, tuiteó el domingo el diputado Gerardo Milman, de la coalición opositora Juntos por el Cambio.

El avión de carga Boeing 747 fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y después lo compró Emtrasur, la filial del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), informó Efe. Ambas empresas están sancionadas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros y Sanciones del Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

En la denuncia de los legisladores se señala que el avión ingresó a Argentina “con un manifiesto de vuelo irregular y presuntamente con el transponder apagado, como si quisiera no ser localizado”. Además, subrayan que tenía una cantidad de pasajeros “impropia” para un vuelo de carga y llaman la atención sobre sus nacionalidades, ya que a pesar de ser una empresa venezolana, de los 19 pasajeros, siete son iraníes.

“Los iraníes de la tripulación tendrían presuntamente vínculos con las Fuerzas Quds, una división de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica especializada en operaciones de inteligencia militar, definida por EE.UU. como organización terrorista”, explicita la denuncia.

Además, Efe informó que los senadores de la oposición tienen preparada una batería de pedidos de informes en la cámara alta y exigirán una reunión de urgencia de la bicameral de inteligencia. Según informó ayer el diario argentino La Nación, existe la sospecha de que había al menos diez pasajeros más que los 14 venezolanos y cinco iraníes identificados en el Boeing 747 que aterrizó en Ezeiza.

Según detalló ese medio, el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, está a cargo del caso y deberá resolver sobre un pedido de hábeas corpus en favor de los tripulantes, presentado por Rafael Resnick Brenner, abogado de los pasajeros venezolanos e iraníes.

“Querían cargar combustible y Uruguay no los dejó”, dijo el ministro argentino

El ministro de Seguridad de Argentina, Aníbal Fernández, dijo este lunes que el avión viajaba a Montevideo “para cargar combustible y Uruguay no los dejó ni siquiera bajar. Tuvieron que volver a Ezeiza”. “No había nada que nos mostrara que no tenía que ingresar”, indicó a la radio argentina Perfil.

“Una vez que ingresó, hay mil cruces que se hacen en un trabajo muy serio que la Policía de Seguridad Aeroportuaria tiene la obligación de hacer, y así ha encontrado la punta para empezar la investigación pertinente. No ha habido nada que se haya obviado y se revisó todo lo que tuviera que revisarse”, dijo el ministro, y agregó: “No hay ninguno de los tripulantes que tenga una alerta que impida que egresen; en ese caso se hubiera detenido. No sucedió eso, no fue necesario”.

“¿Cuál es la razón por la cual no se han ido? Porque no tienen combustible y porque las empresas argentinas no le quieren cargar. Cuando Estados Unidos tiene una posición asumida al respecto, sanciona a aquellos que le cargan”, comentó Fernández.

Irán calificó acciones sobre el avión y la tripulación como “propaganda”

Desde Irán señalan con desaprobación la actitud del gobierno uruguayo al prohibir el ingreso de la aeronave. Este lunes, en su rueda de prensa semanal en Teherán, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Said Khatibzadeh, dijo que este episodio se suma a otros cuestionamientos de los países occidentales a su gobierno relacionados con cuestiones nucleares.

“Las últimas semanas están llenas de propaganda, operaciones psicológicas, guerra de palabras para provocar un sentimiento de inseguridad [en Irán], y este caso forma parte de ello”, dijo según consigna la agencia AFP.

El episodio se dio en el momento en que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, visitaba Teherán, donde el sábado firmó un acuerdo de cooperación de 20 años entre los dos países petroleros, ambos sometidos a sanciones estadounidenses.

Desde hace unos días, el programa nuclear iraní está en la mira porque Irán anunció la semana pasada que iba a desconectar 27 cámaras de vigilancia sobre sus actividades nucleares, como respuesta al Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) que denunció falta de cooperación de la República Islámica. Esto a su vez provocó comunicados de condenas desde Washington, Berlín, Londres y París, que instaron el jueves a Irán a “poner fin a la escalada nuclear”.

Las razones del juez Villena para retener los pasaportes de los iraníes

 

En medio de la espuma mediática por la aeronave retenida en Ezeiza, el magistrado decidió actuar con prudencia: liberó a los tripulantes venezolanos y prohibió la salida del país de los cinco iraníes hasta confirmar que no son militantes o dirigentes de la guardia islámica conocida como Al Quds

El juez federal Federico Villena decidió actuar “con prudencia”, como el mismo lo denominó: no ordenó la detención de los iraníes que vinieron en el avión de Emtrasur, de matrícula venezolana; tampoco les impuso una pulsera electrónica, pero les prohibió salir del país hasta que tenga en claro que no son militantes o dirigentes de la guardia islámica conocida como Al Quds.

Villena aceptó como querellante a la DAIA dado que el caso, hasta el momento, no tiene acusación fiscal por cuanto la representante del ministerio público, Cecilia Incardona, no encontró ningún elemento de relevancia para coartar a los cinco iraníes del caso. Ninguno de ellos figura en ninguna lista de buscados por Interpol o por el FBI, en el avión no venían ni armas ni estupefacientes y el vuelo estaba destinado a traer autopartes de Volkswagen. El juez le pidió a la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que lo tenga al tanto y está a la espera de que se aporte algún elemento de cargo. https://iframely.pagina12.com.ar/api/iframe?url=https%3A%2F%2Fpublic.flourish.studio%2Fvisualisation%2F10332935%2F&v=1&app=1&key=68ad19d170f26a7756ad0a90caf18fc1&playerjs=1

Para el juez -que es un estudioso de Hezbollah-, no es un tema menor que el avión haya pasado por Ciudad del Este, donde la CIA viene insistiendo en que Hezbollah -una organización libanesa pro-irani- tiene una base o al menos adherentes. La realidad es que en 30 años las pruebas han sido muy débiles y las detenciones, siempre de una misma familia, efímeras. Está claro que esa familia y un grupo de islámicos de Ciudad del Este hacen aportes económicos a Hezbollah.

Las decisiones del juez

El domingo a la noche, Villena no tenía dudas:

  • Los venezolanos no están sospechados de nada. Se le devolvieron los pasaportes y están en condiciones de hacer lo que les plazca.
  • Los cinco iraníes estaban con algún grado de sospecha por una única razón: Uruguay no los dejó entrar cuando el avión se dirigió a Montevideo para cargar combustible. El texto en concreto de Villena sobre ese punto dice lo siguiente: “A esta altura, resulta oportuno aclarar que la noticia señalada por la fuerza policial respecto de posibles sospechas de un avión de origen iraní que retornó al país pues el Uruguay negó su ingreso, resulta. suficiente como para configurar la sospecha razonable que señala el mencionado artículo». Se refiere al artículo de la Ley de Migraciones que habilitó la retención de los pasaportes.
  • Respecto del avión, el problema es que no le vendían combustible. El juez dijo que no se metía en ese problema. Por lo que se sabe, Shell tiene una restricción para venderle combustible a aviones de origen iraní.

O sea que a las 22 del domingo, el magistrado liberó a los venezolanos, a los iraníes les retuvo el pasaporte pero les dijo que se los devolverían cuando se fueran y que todos estaban en condiciones de irse ni bien consiguieran el combustible para el avión.

El pedido de la DAIA y las medidas de Villena

En la mañana del lunes, el presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits, se presentó para pedir que se investigara a los iraníes. Y el juez aceptó ese criterio. Consideró que, entonces, los iraníes ya no pueden salir del país hasta que se verifique si son o no de Al Quds.

Para redondear, el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, señaló que ninguno de los tripulantes del avión estaba requerido pero que uno de ellos, Gholamreza Ghasemi, figuraba como un integrante de la Guardia Revolucionaria, Al Quds. En verdad, ya se había hecho un chequeo sobre ese punto: se trataba de un homónimo, diez años menor que el que registraba búsqueda internacional. Aún así, la duda quedó instalada.

Con todos esos elementos, Villena resolvió parar la pelota. Ordenó que los iraníes -que están en un hotel de Canning, en Ezeiza- no se vayan y pidió información más sólida a todos los organismos de seguridad del estado.

 

 122 total views,  2 views today