Desde Colchane hasta Iquique: Pueblos originarios marcharon por el reconocimiento en la constitución y contra el extractivismo minero en sus comunidades

Resumen.cl  /22 de noviembre de 2019. / Por Valentina Luza

En el contexto de la movilización nacional ocurrida el día de ayer jueves 21, comunidades de pueblos originarios en la Provincia del Tamarugal  pertenecientes a pueblos del interior de diferentes pisos ecológicos como Colchane,  Sibaya, Camina, Pozo Almonte, Macaya, Jaiña, Huara, Pozo Almonte, entre otros, hicieron una manifestación que partió desde Alto Hospicio, cortando el tránsito por aproximadamente tres hora y recorriendo 12 kilómetros, hasta llegar a la ciudad de Iquique junto a la costa.

La región de Tarapacá cuenta con un 17,63%  de habitantes pertenecientes a etnias autóctonas según datos del INE (2017) y gran parte de la zona se reconoce a sí misma perteneciente a un pueblo originario. “La gran marcha de los pueblos” del día de ayer  fue un momento histórico que logró reunir los sentires en las nuevas discusiones para el nuevo Chile.

Entre las demandas se encuentra el reconocimiento de los pueblos originarios en la nueva constitución, como así también evidenciar el extractivismo que ocurre en las comunidades del interior en manos de las empresas mineras. Este hecho ha tenido a las comunidades del norte luchando hace 3 años por la recuperación de sus aguas. Además de la instalación de estas mismas desencadena sequias en las cosechas de los valles, donde brota la quinoa, el choclo y diferentes alimentos trascendentales para los pueblos.

“En nuestros pueblos tenemos muchos recursos naturales, como el litio o el cobre, plata. El Estado les brinda el poder y las facilidades a las mineras para instalarse en nuestros territorios y no nos respetan a nosotros como pueblos ni comunidades que vivimos ahí” comenta Sunyca Pautin del pueblo de Mamiña.

Esta convocatoria partió desde Colchane, un pueblo ubicado a 4.200 metros sobre el nivel del mar tocando la frontera juntando también los pueblos de la precordillera donde se encuentran los valles y el tamarugal.

“Estas molestias son las que tenemos, somos pueblos milenarios, somos pueblos que estamos pre-existentes a la constitución chilena. Antes de que existiera Chile, y nos pasan a llevar nuestros territorios en temas que solo les favorecen a ellos, no a nosotros. Nosotros no recibimos nada” agregó.

Este hito histórico para los habitantes del norte, reconoce la idea fundamental de escuchar las voces de los pueblos originarios que han vivido por años en la marginalidad y el olvido. Desde los mismos habitantes denuncian también, una violencia estructural que desencadena que muchos deban emigrar desde sus pueblos del interior hacia la ciudad de Iquique u otros lugares,  en busca de mejor salud y educación, perdiendo el sentido de unión y cosmovisión de sus comunidades y obligándolos a dejar sus raíces por un mejor vivir.

La manifestación adornada por la bandera Wiphala, avanzó desde el gran Cerro Esmeralda hasta la Rotonda el Pampino, lugar que posee una fuerza histórica al hacer alusión a la bajada de los trabajadores del salitre en 1907 antes de la matanza de Santa Maria. Un momento marcado por cantos, gritos, y un fuerte sentido comunitario que desencadeno finalmente una gran marcha por todo Iquique, avanzando desde el centro hasta la costa de la ciudad.

“Es emocionante que los jóvenes de los pueblos estén sacando la voz. Estamos en una lucha transversal por nuestros derechos. Como dicen los aymaras: ahora o nunca. Es la reivindicación de los derechos de nuestras tierras, del agua, de la cultura de nuestro pueblo aymara y de todos los pueblos originarios.” Concluye José Mamani perteneciente al pueblo de Pica.

219 total views, 3 views today