Del Éxodo a Marvel: la justificación de los crímenes de guerra israelíes por parte de Hollywood

El adoctrinamiento de actores y cineastas estadounidenses a través de visitas a Israel y la introducción de muchos actores y cineastas israelíes en Hollywood dieron sus frutos, lo que llevó a un importante cambio de narrativa sobre Israel.

La introducción de un agente del Mossad israelí como el último personaje de una película de Marvel cruza la línea, incluso para los pobres estándares morales de Hollywood. Sin embargo, la superheroína israelí, Sabra, debe entenderse dentro de la progresión racional de la israelización de Hollywood, un fenómeno que es sorprendentemente nuevo.

Sabra es un personaje relativamente antiguo, que se remonta a un cómic de Marvel, el Increíble Hulk, en 1980. Sin embargo, el 10 de septiembre se anunció que el personaje israelí se incluirá en una próxima película de Marvel, «Capitán América: Nuevo Orden Mundial».

Como era de esperar, muchos activistas pro-palestinos de Estados Unidos y de todo el mundo echaron humo. Una cosa es introducir un personaje israelí corriente, con el mero objetivo de normalizar a Israel, un Estado de apartheid impenitente, a los ojos del impresionable público joven de Marvel; pero es mucho más siniestro normalizar una agencia de inteligencia estatal, el Mossad, conocida por sus numerosos y sangrientos asesinatos, sabotajes y torturas.

Al añadir a Sabra a su elenco de superhéroes, Marvel Studios ha mostrado su total desprecio por la campaña masiva de millones de fans de todo el mundo que, en 2017, protestaron por la inclusión de una ex soldado israelí, Gal Gadot, como la Mujer Maravilla de Marvel. Gadot es una firme defensora del gobierno y el ejército israelí.

En respuesta a la noticia, muchos destacaron, con razón, el sesgo inherente de Hollywood, a partir de la película de 1960, Éxodo, de Otto Preminger, con Paul Newman como actor principal, que proporcionó una justificación pseudohistórica para la colonización de Palestina por los sionistas. Desde entonces, Hollywood eleva, celebra e incluye a Israel en un contexto siempre positivo, mientras que los musulmanes, los árabes y los palestinos siguen siendo vilipendiados.

Aunque los cineastas de Hollywood han representado a Israel de forma positiva, los propios israelíes han sido bastante marginales en el proceso de creación de contenidos. Hasta hace poco, la construcción de Israel se hacía principalmente en nombre de Israel, no por el propio Israel. «Las cosas empezaron a cambiar en 1997», escribió Brian Schaefer en ‘Moment Magazine’. Fue entonces cuando la División de Entretenimiento de la Federación de Los Ángeles y la Agencia Judía pusieron en marcha el proyecto «Master Class», que, «durante casi 15 años trajo a Israel a innumerables actores, directores, productores, agentes, gerentes y altos ejecutivos de estudios y cadenas, presentando a muchos de ellos al país por primera vez, y enseñó a los israelíes a presentar sus proyectos».

El adoctrinamiento de los actores y cineastas estadounidenses a través de estas visitas y la introducción de muchos actores y cineastas israelíes en Hollywood dieron sus frutos, lo que llevó a un importante cambio de narrativa sobre Israel. En lugar de limitarse a comunicar Israel al público estadounidense e internacional utilizando referencias a la victimización histórica, la asociación positiva o incluso el humor, los israelíes comenzaron a exponer su caso a través de Hollywood directamente. Y, a diferencia de la aleatoriedad de los mensajes del pasado -Israel bueno, árabes malos-, los nuevos mensajes son mucho más sofisticados, adaptados en torno a ideas específicas y diseñados con plena conciencia de la política de cada época.

La película de Steven Spielberg, Múnich (2005), se estrenó en el contexto cultural de la invasión de Irak por parte de Estados Unidos como parte de la llamada «guerra contra el terror» de Washington, donde se violaron los derechos humanos a escala mundial. Múnich era un relato «histórico» selectivo de las supuestas decisiones difíciles que Israel, concretamente el Mossad, tuvo que tomar para luchar en su propia «guerra contra el terror». Era la época en la que Tel Aviv subrayaba incansablemente su afinidad con Washington, ahora que ambos países son supuestamente víctimas de los «extremistas islámicos».

A diferencia de Múnich, la popularísima serie de televisión Homeland no era otro argumento estadounidense pro-israelí que justifica las guerras y la violencia israelíes. La propia serie, uno de los programas más racistas e islamófobos de la televisión, estaba totalmente inspirada en el programa israelí HaTufim, «Prisioneros de guerra» o «Secuestrados». El guionista y director del programa israelí, Gideon Raff, ha sido incluido en la versión estadounidense del programa, actuando como productor ejecutivo.

El cambio en la propiedad de la narrativa puede parecer superficial, ya que la propaganda pro-israelí de Holywood está siendo sustituida por propaganda orgánica israelí. Sin embargo, no es así.

La agenda pro-israelí del pasado -la romantización que siguió a la creación de Israel en 1948- no duró mucho. La derrota israelí de los ejércitos árabes en 1967 -gracias al apoyo militar masivo de Estados Unidos a Tel Aviv- sustituyó la imagen del Israel naciente y vulnerable por la del valiente ejército israelí, capaz de derrotar a varios ejércitos a la vez. Fue entonces cuando los soldados israelíes recorrieron las universidades y escuelas estadounidenses hablando de su heroísmo en el campo de batalla. La invasión israelí del Líbano y las subsiguientes masacres, como la de Sabra y Shatila, obligaron a un replanteamiento.

A lo largo de los años 80 y 90, Israel existió en gran medida en Hollywood como alivio cómico, en programas como Friends, Frasier y, más recientemente, The Big Bang Theory. Las referencias a Israel solían ir seguidas de una carcajada, una forma inteligente y eficaz de vincular a Israel con asociaciones positivas y felices.

La «guerra contra el terrorismo», que comenzó en 2001, junto con la creación del proyecto «Master Class», permitió que Israel volviera al universo de Hollywood, no como una referencia ocasional, sino como un elemento básico, con programas israelíes, o producciones conjuntas entre Estados Unidos e Israel, que definen todo un nuevo género: tomar decisiones difíciles para luchar contra el terrorismo y, en última instancia, salvar el mundo.

La explotación de las mujeres israelíes en las portadas de las revistas -por ejemplo, Maxim- era un negocio turbio totalmente diferente, que abastecía a un público distinto. Las chicas del ejército israelí semidesnudas lograron, en la mente de muchos, justificar la guerra mediante imágenes sexuales. Este género se hizo especialmente popular tras las sangrientas guerras israelíes en Gaza, que mataron a miles de personas.

La creciente influencia de Israel en las películas de Marvel es una combinación de todos estos elementos: la sexualización de la mujer supuestamente fuerte y empoderada, la normalización de quienes llevan a cabo los crímenes israelíes -Gadot, la soldado, Sabra, la agente del Mossad- y la inyección directa de las prioridades israelíes como parte de la realidad cotidiana estadounidense.

Sin embargo, hay un resquicio de esperanza. Durante décadas, Israel se ha escondido detrás de nociones históricas falsas y romantizadas, presentando su caso a Estados Unidos y a otros públicos occidentales, a menudo de forma indirecta. Sin embargo, las guerras en Gaza, el crecimiento exponencial del movimiento de boicot palestino y la proliferación de las redes sociales han obligado a Israel a salir de su escondite.

El nuevo Israel de Hollywood es ahora un guerrero, que a menudo se ve obligado a tomar decisiones morales difíciles, pero es, al igual que su homólogo estadounidense, en última instancia una fuerza del bien. Que Israel consiga mantener esta imagen dependerá de varios factores, entre ellos la capacidad de las comunidades propalestinas para contrarrestar esa falsedad y la hasbara.

*Ramzy Baroud es periodista y director de The Palestine Chronicle.

 564 total views,  4 views today