Condenan al Estado argentino por matanza de pueblo originario

Dante Reyes Marín.

La Corte de Apelaciones de la ciudad de Resistencia, capital de la provincia argentina de Chaco, condenó al Estado por los daños causados al pueblo originario de la etnia Toba, y a consecuencia de los crímenes de lesa humanidad perpetrados el 19 de julio de 1924 en la denominada  “Masacre de Napalpí”.

El proceso judicial, consignó el Diario Judicial, se inició por el reclamo de la Asociación Comunitaria “La Matanza” contra el Estado Nacional por daños y perjuicios, lucro cesante, daño emergente y daño moral, por sí y en nombre y representación de la comunidad toba actualmente vivos, por los crímenes de lesa humanidad perpetrados por fuerzas de seguridad nacionales y autoridades civiles en el norte del país.

En el relato de los hechos del caso, la Asociación impulsora de la demanda señaló que los crímenes se perpetraron hace casi 100 años, cuando los pueblos originarios de la zona eran utilizados como mano de obra en las labores agrícolas y forestales en precarias condiciones laborales.

En ese contexto fue que, en abril de 1924, los pobladores de la reducción de Napalpí, bajo el mando del cacique Pedro Maidana, realizaron la primera huelga agrícola indígena de la historia, bajo el reclamo de mejores condiciones de trabajo, pago en pesos y no en vales, que se interrumpa la ocupación ilegal de blancos en sus tierras y la devastación forestal que venían sufriendo con anuencia de las autoridades civiles y militares.

Ante la negativa a ser escuchados comenzaron a organizarse para emigrar a las vecinas Salta y Jujuy, lo que motivó la prohibición de abandonar el entonces territorio nacional del Chaco, aún no declarado como provincia. El conflicto fue escalando hasta que el gobierno nacional decidió “escarmentar a los que daban el mal ejemplo”.

Unas 200 personas fueron masacradas por la policía y por grupos de estancieros. Se dispararon más de cinco mil cartuchos y cuando se terminaron las municiones, según consta en la causa, los asesinatos continuaron a machetazos. Se cortaron testículos a los hombres y senos a las mujeres y fueron empalados los líderes de la huelga junto con sus familias.

La sentencia de la Cámara Federal chaqueña (Corte de Apelaciones), conformada por las juezas María Delfina Denogens y Rocío Alcalá, concedió una indemnización a la asociación que impulsó el juicio, pero también una suma destinada a inversiones públicas en beneficio de los integrantes del pueblo originarios a los fines de promover su desarrollo por un período de 10 años.

Las inversiones a realizar por el Estado serán a requerimiento e indicación de la “Asociación Comunitaria Colonia La Matanza” bajo la auditoría y asesoramiento del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), y deberá cumplirse en forma progresiva.

Los tobas son conocidos también como qom, y habitan en el denominado Chaco Central, en el norte argentino, aunque también pueblan parte del territorio de lo que es hoy Bolivia y Paraguay.

 

 522 total views,  10 views today