Campaña de desinformación contra Irán por la muerte de Mahsa Amini

Por Bahía Halawi

La campaña de desinformación de los medios de comunicación sobre la muerte de Mahsa Amini y la amplificación de la reacción en las calles de Irán puede rastrearse en varias plataformas, entre las que destacan Twitter y TikTok.

En un momento en el que el mundo ha dado un enorme salto en la tecnología de la comunicación y la capacidad de compartir un gran número de fotos y en cuestión de momentos, muchos partidos políticos del mundo y sus brazos mediáticos se apresuraron a explotar este desarrollo para servir a sus agendas.

Después de que la llamada «Primavera Árabe» superara su marca de 10 años, quedó claro que es posible transmitir directamente al mundo real la desestabilización presentada en fotos fabricadas y videos desfasados en la realidad virtual. También se ha hecho evidente que ciertos medios de comunicación están dirigidos a cubrir cualquier acontecimiento en Rusia, China y Venezuela, por ejemplo, para agravar a estos países e inducir el cambio.

Irán, debido a su naturaleza independiente -un rasgo indeseable calificado por los regímenes occidentales-, no está lejos de este tipo de objetivos. La campaña provocada por los medios de comunicación sobre la muerte de la joven iraní Mahsa Amini es sólo un ejemplo. El curso de la desinformación sobre el suceso en sí y la amplificación mediática de lo que ocurre en las calles de Irán puede rastrearse en una serie de plataformas, entre las que se encuentra Twitter, que se caracteriza por un vertido relativamente centrado en el contenido político.

Twitter: Exageración e invención

Al buscar el nombre de Mahsa Amini durante los primeros días de las protestas, y basándose en los resultados de Talkwalker, se puede encontrar que el número de tuits sobre este evento fue de millones, pero el compromiso, sin embargo, fue relativamente bajo en comparación.

Sin embargo, lo más destacable es que el número de cuentas que tuitearon sobre el tema en sí no superó las 450 mil, según Talkwalker. Esto indica que determinadas partes trataron de amplificar el acontecimiento y asegurar su difusión para imponer una reacción al mismo, virtualmente y en el mundo real.

Al analizar estos datos, se puede revelar que las cuentas que asumieron la responsabilidad de la promoción eran, en su mayoría, cuentas de reciente creación y sin actividad previa en Twitter. Esto sugiere que las cuentas fueron designadas exclusivamente para lo que estaba ocurriendo en Irán, o tal vez fueron creadas poco tiempo antes, en preparación de algo similar. Al estudiar 60 mil tuits de muestra, los datos mostraron que 8 mil 343 cuentas se acababan de crear en septiembre.

Del mismo modo, miles de cuentas de esa misma muestra se crearon en agosto (unas 3 mil 353 cuentas). La finalidad de estas cuentas podría ser el hecho de que no tuvieran ningún tuit antes de los recientes acontecimientos en Irán.

La marea de desinformación en Twitter se basó en una serie de patrones repetidos, como centrarse en activistas de la oposición situados fuera de Irán para ganar algún tipo de «credibilidad» en perspectiva para el ojo occidental. Su lenguaje persa también sirvió para atribuir una gran cantidad de contenido a los iraníes, afirmando que son cuentas iraníes que tuitean desde dentro de Irán, al tiempo que publican una serie de videos antiguos, a sabiendas de que su audiencia no podrá verificar la fecha original de publicación.

Con el objetivo de amplificar y falsificar el acontecimiento con fines políticos, varios medios de comunicación ni siquiera llevaron a cabo el mínimo proceso de verificación para comprobar la autenticidad del contenido. Tal vez, lo hicieron con la plena y deliberada intención de fabricar. Por ejemplo, algunos medios de comunicación compartieron noticias sobre las protestas que tenían lugar en 50 provincias iraníes, sin embargo, ¡sólo hay 31 provincias en Irán!

Otro ejemplo es el vídeo que circuló y se promocionó como el momento de la detención de la joven Mahsa Amini, que resultó ser un video antiguo publicado el pasado mes de mayo. También, con el fin de grabar el término en la conciencia de los receptores, los medios de comunicación occidentales trataron de promover el término «Kurdistán oriental», en un esfuerzo por promover el conflicto entre las diferentes partes dentro de la sociedad iraní y provocar la sedición. Esto no difiere de lo que los mismos medios de comunicación hicieron en Sudán, así como en las regiones kurdas de Siria e Irak, basándose en la misma táctica.

Otro ejemplo llamativo es el uso de mapas por parte de varias cuentas para dar a entender que las protestas abarcan una zona geográfica más amplia de lo que realmente es, similar a los mapas que circularon durante la guerra contra Siria y que se utilizaron para mostrar el control territorial por parte de las organizaciones terroristas, como parte de la guerra psicológica contra el ejército sirio y los ciudadanos sirios también. La publicación de estos mapas en tal materia transmite impresiones más que información real, especialmente para el público occidental que los trata como una fuente de información, no como material deliberadamente plantado.

Las cuentas que manejaban entidades específicas, junto con la actividad mediática de los principales medios de comunicación de Occidente, trataron de utilizar la muerte de Mahsa Amini como la chispa de lo que describieron como una «revolución», como si trataran de reproducir la imagen del tunecino Bouazizi. Esta fue la misma imagen que trataron de perpetuar con Navalny en Rusia, ya que encontramos términos como grandes protestas y manifestaciones masivas empleados en los artículos de noticias, repetidamente.

Por otra parte, las cuentas israelíes se apresuraron a difundir noticias engañosas afirmando que los miembros de Hezbolá fueron a Irán para «reprimir a los manifestantes». Esta propaganda engañosa es similar a la de Hizbullah apoyando y luchando con el ejército ruso en la guerra de Ucrania, basada en información engañosa y fotos y videos falsos.

Estas cuentas israelíes tratan de distorsionar la imagen de Hizbullah y de la República Islámica al mismo tiempo, como demuestra el uso de videos antiguos que no tienen nada que ver con la República Islámica, sino con el Líbano. También se puede observar que un gran número de cuentas israelíes recomendaban seguir a determinadas cuentas y activistas que decían ser iraníes en las plataformas de las redes sociales, e invitaban a los seguidores a confiar en ellos para acceder a noticias e información.

En cuanto a la campaña en Twitter, la plataforma de medios sociales con mayor carga política, Tik-tok no fue diferente, aunque algunos creen que no es de interés para quienes se preocupan por este tipo de desinformación.

Tik-Tok: Dirigido a los adolescentes y aprovechando la ausencia de una fuente de noticias

En los últimos años, se ha podido observar la popularidad de Tik-Tok entre los jóvenes. Esta plataforma se ha convertido en el principal motor de búsqueda de los jóvenes a la hora de acceder a contenidos y noticias. Los contenidos están básicamente relacionados con retos que motivan a los adolescentes a realizar determinadas tareas y a «subirse a la moda». Esto también se ha aprovechado para instigar a la generación joven contra Irán a través de videos mezclados con canciones y eslóganes, sin referencia alguna a una fuente concreta, y confiando en el reciclaje de estos videos y su rápida difusión.

En TikTok, dependieron principalmente de influencers occidentales de belleza y moda hostiles a Irán y que no tienen nada que ver con el mundo de las noticias y los contenidos; la mayoría de lo que publican está relacionado con el mundo de la moda y la cosmética.

También aprovecharon al máximo a los influencers de diferentes géneros para llegar a una mayor audiencia sin bucear en la fuente real. Por ejemplo, una página de moda consiguió reunir 200 mil likes por un post en el que se pedía a las activistas que se cortaran el pelo y se quitaran el hiyab, «en solidaridad» con los sucesos inventados que se están produciendo en Irán.

Entre los videos desencadenantes que fueron ampliamente difundidos por importantes medios de comunicación de Estados Unidos, se encontraban varios audios pertenecientes a activistas de la oposición iraní, cuyas fotos con Mike Pompeo fueron publicadas en sitios web oficiales de Estados Unidos. En un avance adicional de los términos utilizados por los activistas, se puede contar un conjunto de frases que ilustran la parcialidad y la imposición de una narrativa unilateral mientras se oscurece la otra, vinculando la cuestión exclusivamente a la «policía de la moral» iraní.

Por lo tanto, podemos hablar de una verdadera desinformación, ya que los videos que circulan en esta plataforma no permiten a los usuarios entender lo sucedido; no hay contexto, ni noticias de fuentes reales, ni siquiera una documentación que ayude a entender lo que está sucediendo.

Los medios de comunicación occidentales… Anhelando un momento de agitación en Irán

No es ningún secreto que los medios de comunicación occidentales suelen esperar un momento o un acontecimiento en Irán que pueda ser explotado políticamente y convertido en un «momento decisivo». Según los resultados generados por Spike, se puede observar el importante volumen de contenidos publicados en relación con la muerte de la joven Mahsa Amini; en sólo una semana se publicaron mil 504 artículos en Estados Unidos. Sólo la CNN publicó 15 artículos en pocos días.

El caso no fue diferente en el Reino Unido, donde en nueve días se publicaron 720 artículos. Un artículo titulado «Una mujer iraní muere tras ser golpeada por la policía de la moral por la ley del hiyab», publicado por The Guardian, obtuvo 15 mil 200 visitas e impresiones, a pesar de la circulación en línea de un vídeo que documentaba que Mahsa no fue objeto de agresión física.

Los artículos y noticias de los medios de comunicación occidentales se vieron inundados de desinformación, aunque normalmente evitan recurrir a la información falsa en sus campañas de fabricación y optan por emplear herramientas más sofisticadas, como el cambio de párrafos en los textos y la ofuscación de ciertas ideas, hechos e información. Sin embargo, en el caso de Irán, su deseo irrefrenable de provocar disturbios llevó a los medios a adoptar este método, incluso hablando del asesinato de 50 mujeres en el octavo día de las protestas y convirtiendo la naturaleza original de las protestas en llamamientos contra la propia ley islámica.

En cuanto a los países de la Unión Europea, el número de artículos publicados entre el 16 y el 24 de septiembre por país es el siguiente Alemania: 830, Francia: 655, España: 297, Italia: 497 y Países Bajos: 134. Cabe destacar que el número de artículos publicados que incluyen los siguientes términos «mujer iraní/mujeres» o «derechos de la mujer en Irán» durante la semana pasada superó los 8 mil en Estados Unidos y la Unión Europea.

En este caso, se trata exclusivamente de artículos. Sin embargo, el mayor impacto se logró al convertir el contenido amplificado y las narraciones unilaterales en historias que circularon en las plataformas sociales para llegar a las generaciones más jóvenes que suelen depender de esas plataformas de medios sociales para obtener sus actualizaciones de noticias.

Al abordar la cuestión iraní, los medios de comunicación occidentales intentan una mezcla de desinformación y doble rasero. Al difundir la desinformación sobre la muerte de Amini, se ocultan casos reales en otros países, sólo porque los otros casos no sirven a la agenda de Estados Unidos o no dañan su imagen o la de sus aliados.

Los medios de comunicación y las mujeres olvidadas

Mientras que los medios de comunicación antiiraníes dedicaron una cobertura masiva e intensiva y enormes cantidades de dinero a promover contenidos especiales destinados a servir a sus políticas, optaron deliberadamente por no cubrir las manifestaciones masivas de apoyo a la República Islámica que se extendieron a la mayoría de las provincias del país.

Por otra parte, no nos habría sorprendido este comportamiento de los medios de comunicación occidentales y la forma en que trataron este acontecimiento si observamos la forma en que actuaron en acontecimientos similares, por ejemplo:

* Zainab Al-Khazali, muerta a tiros por las fuerzas estadounidenses en Irak: se han escrito menos de 100 artículos sobre ella (incluidos los artículos de algunos sitios web árabes que utilizaron la noticia para atacar a las facciones iraquíes y acusarlas de explotar el suceso sin siquiera exigir una investigación).

* Zahra Kaddi: una jugadora de fútbol iraní que fue objeto de un acoso masivo en todo el mundo en las redes sociales. Noventa días después del incidente, alcanzó menos de mil noticias árabes e internacionales (la mayoría de las cuales incitaban contra Irán, acusándola de utilizar métodos ilegales según las leyes del fútbol).

* Huérfanos de Khamis Mushait: Sólo 86 noticias en lengua árabe y 20 en inglés cubrieron los abusos a niñas que vivían en un orfanato de Arabia Saudí (lo que sólo ocurrió después de que la audiencia de estos medios les pusiera en evidencia).

Colusión corporativa desde Wikipedia hasta las plataformas de medios sociales

Los expertos e investigadores entienden que la información publicada en Wikipedia no es científica ni precisa, y no se puede confiar en ella sin la confirmación de fuentes oficiales con mayor credibilidad. Sin embargo, a pesar de este hecho, la plataforma sigue siendo una de las principales fuentes de acceso a la información, especialmente para los millennials.

A muchos usuarios de las redes sociales, cuyas líneas de tiempo se vieron inundadas de contenido relacionado con Irán, les impulsó a comprender la realidad de lo que está ocurriendo o a hacer preguntas que les ayudaran a entender el contexto del material que estaban viendo.

En cualquier búsqueda normal de Google, Wikipedia aparecerá en la parte superior de la página de resultados, y por lo tanto será una fuente para que el usuario formule una opinión, basada en una narrativa sistemática dirigida contra Irán.

Wikipedia creó inmediatamente una página sobre el incidente en su sitio web, titulada: «el asesinato de Mahsa Amini». La página afirmaba que «el asesinato de Mahsa Amini fue un incidente ocurrido el 16 de septiembre de 2022, en la capital de Irán, Teherán, cuando una joven iraní llamada Mahsa Amini murió tras ser detenida por la policía de la moral del gobierno iraní».

La información publicada en Wikipedia alimenta otras plataformas a las que la nueva generación recurre sin verificar su autenticidad a partir de otras fuentes o de personas informadas sobre el tema o de la narración real. Aquí podemos entender la dinámica para controlar las narrativas y poseer las mentes y cómo dirigir la opinión pública de forma suave y sutil.

Por otro lado, nos encontramos con que las plataformas mediáticas -que emiten informes periódicos sobre las políticas de publicación y lucha contra la desinformación y los contenidos violentos- permiten la promoción de todo lo que es hostil a Irán y pretende distorsionar su imagen, aunque se oponga a sus políticas de publicación. Junto a esta trayectoria de desinformación, estas plataformas, y a través de sus campañas de propaganda, bloquean los contenidos que no sirven a los intereses de estas aplicaciones, como los que publican o promueven los movimientos de la Resistencia antiimperialista estadounidense.

Las declaraciones del multimillonario estadounidense Elon Musk, que recientemente se ofreció a comprar Twitter, confirman esta asociación entre el establishment estadounidense y las grandes empresas tecnológicas. Musk quería «ayudar» a los iraníes proporcionándoles servicios de Internet vía satélite.

A Musk no le importa que más de un tercio de la población mundial no pueda acceder a Internet. Tampoco les importa a él y a sus colegas que el bloqueo de EE.UU. a Irán, hace apenas unos meses, impida a millones de iraníes el acceso a equipos médicos básicos y vitales para combatir la pandemia.

Irán y el olvido sistemático de los datos

Los medios de comunicación occidentales rara vez tocan el tema del desarrollo y el progreso en Irán, especialmente cuando se trata de la participación de las mujeres en los ámbitos político, social y cultural. Esto es evidente a través de la ocultación de las estadísticas que revelan el aumento del número de mujeres que asisten a las escuelas y universidades -o el retraso deliberado de la publicación de tales noticias en caso de que alguna vez se publicaran-, así como el hecho de no sacar a colación el aumento de la participación de las mujeres en diversos ámbitos y el progreso de Irán a nivel mundial en algunas industrias y áreas.

Los medios de comunicación occidentales, y a través de la desinformación, han querido invertir en la muerte de Mahsa Amini para crear agitación en Irán trasladando el suceso imaginado en la realidad virtual a las calles de Irán. Los medios de comunicación occidentales pretenden presentar a Irán como una sociedad en la que la contribución de las mujeres es inexistente; sin embargo, esto podría combatirse con muchas estadísticas competentes.

En los medios de comunicación iraníes y en lengua persa se muestran estadísticas reales, que quedan ocultas en los medios de comunicación occidentales, aunque hay cientos de páginas web especializadas en el seguimiento de estadísticas y cifras de todo el mundo, que permiten obtener márgenes para temas específicos a medida. Sin embargo, no cubren temas y archivos que puedan perjudicar sus intereses, políticas y proyectos. Las narrativas que se promueven a su audiencia siguen siendo exclusivas, especialmente con la dificultad del público occidental para acceder a los contenidos iraníes.

Los siguientes son algunos datos documentados que muestran el alcance del impacto del papel de la mujer en la sociedad iraní: el 60 por ciento de los estudiantes del país son mujeres. En 2015, el 70 por ciento de los estudiantes de ciencias e ingeniería eran mujeres. Mientras que en 2016, el 49 por ciento de los médicos en Irán eran mujeres, y el número de mujeres en el Parlamento superó el número de eruditos religiosos ese mismo año.

En la actualidad, 8 mil autores y escritores son mujeres iraníes, con 712 editoriales, frente a 0 antes de la revolución islámica. Las mujeres iraníes han ganado 160 medallas internacionales en competiciones internacionales y mundiales y cuentan con 35 mil entrenadoras deportivas, con 143 tipos de deportes femeninos.

Además, las mujeres son asistentes de los presidentes de la República, miembros del Consejo de la Shura y del comité de seguridad nacional y política exterior. Es significativa la presencia de mujeres en el cuerpo diplomático y en los cargos gubernamentales, así como su destacada presencia en las instituciones de seguridad y en las Fuerzas Armadas.

Conclusión – Sinopsis

La campaña de desinformación, en la que se pueden ver sus herramientas de fabricación cuando se habla de Irán, es recurrente y es algo que se puede ver casi a diario.

Podemos ver muchos ejemplos de esta campaña de desinformación en la batalla liderada por la OTAN y Estados Unidos contra Rusia, bombeando la «rusofobia» a diario. También lo hemos visto en la llamada «primavera árabe», donde un gran número de usuarios de las redes sociales pagaron el precio. Tampoco es extraño en absoluto ver esta campaña de desinformación empleada en Venezuela y Bolivia. No cabe duda de que también la estamos presenciando en Palestina a cada momento.

Periódicamente se preparan campañas sistemáticas con fines políticos, aprovechando cuentas falsas y bots para replicar y amplificar contenidos. Esto se está haciendo dando a entender que lo que está ocurriendo es una revolución y un golpe de estado e instando a la generación joven -que no comprueba su información de forma precisa- a participar y apoyar la llamada «revolución» con el pretexto de las libertades y los derechos.

Los medios de comunicación, utilizando su presencia en línea a través de sus sitios web y cuentas en las redes sociales, han instigado, incitado y alimentado esta agresión de desinformación contra Irán adoptando una narrativa única que incluye mucha amplificación y fabricación. Esto se ha puesto de manifiesto simplemente revisando sus métodos contra Irán en comparación con los otros asuntos en los que no siguió el mismo enfoque ni dio a entender el mismo cuidado y compasión falsos.

Esto también puede deducirse de la ausencia de los mismos medios de comunicación que cubren las marchas populares a favor de la República Islámica y la estrecha relación entre los iraníes y sus líderes martirizados. Así como del total olvido de las estadísticas documentadas relacionadas con Irán, que revelan lo que realmente ocurre en el mundo real.

Notas:

*Directora de Al Mayadeen Online

Fuente: almayadeen.net

 488 total views,  2 views today