Bolivia. Responsabilizan a EE.UU. de financiar golpe de Estado

Resumen Latinoamericano*, 19 noviembre 2019.

Diversas voces responsabilizan hoy a Estados Unidos de orquestar y financiar con pagos a militares y policías, del golpe de Estado contra el gobierno de Evo Morales en Bolivia.

El propio Evo, desde su asilo en México no solo señala al gobierno de ese país, sino a la Organización de Estados Americanos (OEA), a la embajada estadounidense en La Paz, y sectores reaccionarios de la derecha boliviana como conductores de la asonada golpista.

‘La OEA no está al servicio de los pueblos latinoamericanos y menos de los movimientos sociales, está al servicio del imperio norteamericano’, dijo Morales en su primera rueda de prensa al llegar a México.

Asimismo, el líder indígena detalló en una entrevista al diario La Jornada que la embajada de Estados Unidos urdió el golpe y provocó el derramamiento de sangre.

Todo empezó con las discusiones para modificar la constitución para una nueva reelección con lo que él no estaba de acuerdo, tras lo cual empezó una guerra sucia con base en la mentira, la encabezó la embajada de Estados Unidos, aseguró.

En ese encadenamiento de hechos, diversas fuentes aseguran que el general Williams Kaliman quien presionó a Evo Morales a renunciar a la presidencia el pasado 10 de noviembre, fue remunerado por Estados Unidos con un millón de dólares.

Kaliman recibió ese monto de manos de Bruce Williamson, encargado de negocios de la embajada estadounidense, mientras otros generales recibieron la misma cantidad y varios jefes de policía fueron pagados con 500 mil cada uno.

Tras la autoproclamación de Jeanine Añez como presidenta interina, Kaliman fue inmediatamente reemplazado y enseguida huyó a Estados Unidos para resguardarse ante una posible investigación inmediata.

Kaliman asumió el cargo de jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia el 24 de diciembre de 2018, previamente había estado al mando del Ejército.

Central Obrera Boliviana inconforme, urge a elecciones presidenciales

(Prensa Latina) El secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, urgió a las autoridades del Gobierno de facto a convocar nuevas elecciones para pacificar el país, sumergido hoy en una crisis institucional y política.

Huarachi exigió también la derogación del Decreto Supremo 4078 y entablar una mesa de diálogo con todos los sectores sociales en conflicto.

La COB cuestionó la aplicación de ese decreto porque, según plantea, da vía libre a los militares para reprimir con armas de fuego las movilizaciones de la población sin que tengan responsabilidad penal.

‘Como entidad matriz, muy preocupados de este Decreto 4078. Pedimos la abrogación inmediata y que se entable, de una vez, el diálogo con los sectores en conflicto’, subrayó el líder de la COB, organización que previo al golpe de Estado del 10 de noviembre pidió la renuncia del presidente Evo Morales.

El actual ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, defendió el polémico decreto, el cual ‘simplemente autoriza a las Fuerzas Armadas, para que de manera conjunta con la Policía Nacional puedan actuar en cumplimiento y en resguardo de la seguridad de todos los bolivianos’.

Sin embargo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) calificó de grave la norma y aseguró que la misma desconoce los estándares internacionales en ese ámbito.

Entretanto, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, desplazó una ‘misión técnica’ para recabar información en Bolivia, en medio de una escalada represiva contra las movilizaciones que solo el viernes cobró la vida de nueve campesinos en la ciudad de Cochabamba. Mientras, el golpista Luis Fernando Camacho emplazó al Gobierno de la autoproclamada presidenta Jeanine Áñez a renovar la estructura de instituciones electorales hasta el próximo jueves y convocar a nuevas elecciones generales a celebrarse antes del 19 de enero.

Camacho, uno de los principales instigadores de la violencia y el golpe de Estado contra Morales, lanzó en las redes sociales un ultimátum a las autoridades actuantes ‘para que podamos tener un Tribunal Supremo Electoral’.

Algunos observadores opinan aquí que, al parecer, comenzaron a surgir divergencias entre los diferentes actores políticos sobre la cuestión del poder.

La CIDH cifra en más de una veintena de muertos, cerca de 700 heridos y centenares de detenidos el saldo que hasta el momento deja la convulsión social que vive Bolivia.

En medio de fuerte represión, ONU despliega misión técnica en Bolivia

(Prensa Latina) En medio de una fuerte represión contra protestas populares que exigen el fin de la violencia y rechazan el Gobierno de facto de Jeanine Áñez, se despliega hoy una misión técnica de la ONU en Bolivia.

Un equipo de la Oficina de Derechos Humanos de la ONU desarrolla una misión técnica para recabar información sobre el estado de las garantías fundamentales en ese país y esclarecer los hechos de violencia, denuncias de asesinatos por parte de las fuerzas militares y otras violaciones.

De hecho, ya se han producido reuniones con actores nacionales bolivianos, según indicó la Oficina Regional para América del Sur de esa instancia de Naciones Unidas.

Por su parte, el enviado personal del secretario general de la ONU, Jean Arnault, se encuentra en Bolivia para participar en una iniciativa de diálogo en aras de calmar la actual crisis y llevar paz a ese país.

Así indicó el vocero del máximo representantes de Naciones Unidas, Stéphane Dujarric, y dijo que Arnault asistió a un encuentro organizado por la Conferencia Episcopal para el Diálogo y la Unión Europea, con diferentes sectores de la sociedad.

El enviado personal de Guterres es el encargado de participar en nombre de la ONU en este proceso que debe definir los acuerdos para la convocatoria de nuevas elecciones generales.

Pero la situación en Bolivia continúa fuera de control, luego del golpe de Estado contra Evo Morales, quien debió asilarse en México para proteger su vida ante las amenazas.

El Gobierno de facto en esa nación, encabezado por la autoproclamada presidente Jeanine Añuez, ha desatado una violenta represión, al extremo de emitir un decreto que exime a los militares de responsabilidad penal en el control de las manifestaciones populares.

La medida se une a la erogación de fondos millonarios para la compra de equipamiento adicional para las Fuerzas Armadas, así como la creación de un organismo especial a cargo de detener a aquellos legisladores afines al Movimiento al Socialismo que cometan presuntos actos subversivos y sedición.

En lugar de pacificación, ordenan difamación y represión contra hermanos del campo que denuncian el golpe de Estado, apuntó Morales por medio de su cuenta en Twitter.

Después de masacrar a 24 indígenas, ahora preparan un Estado de sitio. Sería la confirmación de que, pidiendo democracia, instalaron una dictadura, subrayó.

Este fin de semana, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, reportó denuncias de muertes de manifestantes que habrían sido causadas por las fuerzas públicas y urgió a las autoridades de Bolivia a garantizar la seguridad y el derecho a la vida de las personas que protestan.

Según dijo por medio de un comunicado, teme que la situación en esa nación pueda empeorar y recrudecerse la violencia y represión.

Denuncia embajador venezolano en Cuba injerencia de EE.UU. en Bolivia

(Prensa Latina) El embajador de Venezuela en Cuba, Adán Chávez, denunció las pretensiones de Estados Unidos de reimplantar las políticas neoliberales en el continente, utilizando a las oligarquías tuteladas de la región.

En un artículo que publica hoy el portal de noticias Cubadebate, el diplomático afirmó que los grandes avances populares y económicos experimentados por Bolivia en la última década bajo la dirección de Evo Morales motivaron el golpe de estado que sufre esa nación.

Así ha ocurrido históricamente: allí donde los pueblos comienzan a forjar su soberanía, el imperialismo interviene para proteger sus intereses, plasmó Chávez, y puso los ejemplos de Brasil, Chile y Argentina, donde la burguesía del continente logró frenar el impulso de procesos revolucionarios y democráticos.

Explicó, asimismo, que en la nación del altiplano se produjeron grandes cambios en favor de los más necesitados, de la población indígena, trabajadores y campesinos.

La democracia participativa, el reconocimiento y protagonismo de los pueblos originarios, las luchas contra la discriminación de género, la reivindicación de los movimientos sociales, son importantes victorias que Bolivia ha logrado en estos años de construcción del Estado Plurinacional, apuntó.

De igual forma, el crecimiento económico experimentado durante los años de gobierno progresista, son un ejemplo de los grandes logros en 14 años de gestión progresista, que los grandes medios internacionales han querido ocultar.

La recuperación por parte del Estado de grandes empresas estratégicas como la de hidrocarburos, electricidad y telecomunicaciones, permitió disponer de los recursos para invertirlos en salud y educación, disminuyendo significativamente los niveles de pobreza, dijo.

Recordó que desde el mismo inicio del proyecto de liberación indigenista en Bolivia, la oligarquía nacional y Estados Unidos, temerosos de perder sus privilegios en una nación con abundantes recursos mineros, conspiró para derrocar a Evo Morales.

Señaló que el pueblo boliviano hoy toma las calles de La Paz, como un solo puño, que trae a la memoria la avalancha de pueblo que salió a rescatar el hilo constitucional en Caracas, el 13 de abril de 2002.

Salieron a defender la revolución indigenista, el Estado Plurinacional, los logros, y a condenar el fascismo desatado por los militares del gobierno de facto; salieron, valientemente, a la reconquista de sus sueños de independencia, aseveró.

159 total views, 15 views today