Argentina rechaza injerencia acusada por Bolivia

Dante Reyes Marín.

El gobierno argentino lamentó las acusaciones de la golpista Jeanine Áñez, sobre la supuesta injerencia de la Casa Rosada en los asuntos bolivianos.

El impasse se produce a pocas semanas de las elecciones que se realizarán Bolivia y en las que, de acuerdo con las encuestas, el derrocado Movimiento al Socialismo (MAS), retornaría al poder de la mano del aspirante Luis Arce, quien fue ministro de Economía del derrocado presidente Evo Morales.

La mandataria golpista utilizó la tribuna de la ONU para cuestionar a la Casa Rosada y acusar “el acoso sistemático y abusivo que ejerce, desde la Argentina, el gobierno kirchnerista, contra las instituciones y contra los valores republicanos en Bolivia”. “Se trata de una conducta que ya describí al hablar de las castas populistas, castas que no dudan en utilizar métodos francamente abusivos para sostener sus planes, el poder y sus posiciones contrarias a la libertad”, afirmó.

En un escueto comunicado la Cancillería argentina lamentó que en su intervención ante la Asamblea General de la ONU “la señora Jeanine Áñez haya insistido en procurar involucrar al gobierno argentino, en plena campaña electoral, en la política interna del Estado Plurinacional de Bolivia.

Esperamos pueda concentrar su energía en la realización de las elecciones presidenciales libres y transparentes del próximo 18 de octubre”, replicó el comunicado argentino.

Y hace pocos días, el canciller de la Casa Rosada, Felipe Solá, anticipó “que para las elecciones en Bolivia nosotros vamos a permitir el voto de todos los bolivianos que viven en Argentina tal como señalan las normas vigentes”.

“Que voten bajo la responsabilidad de las autoridades de Bolivia, y que sepan que nosotros haremos todo a nuestro alcance para que funcione la democracia para los bolivianos que viven en Argentina”.

En Argentina, la comunidad boliviana residente, muy numerosa, ha sido un aliado fundamental del Movimiento al Socialismo, y ya hay estrategias del gobierno golpista boliviano para impedir el sufragio de los bolivianos en ese país y en los comicios programados para el próximo 18 de octubre.

 398 total views,  2 views today