Ante las medidas represivas, no al estado de excepción. Movilización Popular

El decreto del estado de excepción no es más que la coronación del intento persistente de Piñera de sacar los militares a la calle, el COVID-19 le ha dado la justificación, con el beneplácito de la elite de los 30 años.

Si analizamos en que podrían ayudar los militares en esta pandemia, nos encontraremos que solamente en la represión al Pueblo pobre.

En el ámbito científico, existen en el mundo civil las capacidades adecuadas, los centros hospitalarios con los profesionales adecuados. Los políticos de “centro izquierda”, corren a señalar que ahora los militares tendrán las facultades para ocupar clínicas, alimentos y decretar cierre de lugares, todas cosas que se podrían haber hecho sin militares. Piñera tenía en sus manos desde el principio de esta Pandemia la posibilidad de tomar medidas para aliviar la situación de los más pobres, pero su concepción capitalista lo hace mantener el negocio de la oligarquía poniendo en riesgo a la población.

Con los militares en las calles y en base a la represión física y sicológica, quieren tener el control de los sectores productivos de la sociedad, intervenir en la situación política del país y tratar de mejorar la imagen negativa que mantienen los milicos producto de su historia y el comportamiento reciente en la Revuelta. Desde las 12 de la noche de hoy, veremos a los medios de comunicación del sistema, en una campaña por ensalzar cada acción de los milicos. Nosotros sabemos que la historia de las Fuerzas Armadas y de Orden ha sido de brazo armado de la explotación capitalista.

Si los uniformados no ponen un tapón a la codicia patronal capitalista, que ha retrasado todas las medidas necesarias, como el cierre de los centros laborales, su permanencia en las calles no tiene sentido alguno, salvo para lo que hemos reiterado una y otra vez, “salen a organizar el abuso patronal y reprimir cualquier intento de nuestros pueblos por los cambios necesarios. Un ejemplo muy claro: “…en la minería se concentran 1000 trabajadores en los casinos”, generando con esto una multiplicación y propagación del contagio de Virus COVID-19.

Para los insensibles el COVID-19 es un buen momento para intentar la desmovilización definitiva de la Revuelta. Van a tratar de criminalizarnos con el “Coronavirus”, nosotros muy por el contrario, no debemos ceder a la presión, mantener la movilización e inventar nuevas formas de expresión popular que afecte y derrote el negocio institucional en el que nos han sumido por 47 años.

 

Ante el Estado de Excepción de los poderosos, los Rodriguistas decimos:

– Intervención por parte del Estado y la Fiscalía nacional Económica en todas las cadenas de farmacias y supermercados. Juicio y castigo a las y los especuladores.

– Congelamiento de todas las deudas, tanto privadas como estatales por no haber condiciones para pagarlas en el momento actual.

– Rebaja de los precios de alimentos y utensilios de primera necesidad sanitaria.

– Intervención por parte del Estado en las clínicas privadas, en caso de falta de camas para atender a posibles pacientes. En el caso de los hospitales militares uso de inmediato de sus instalaciones.

– El cese de las jornadas laborales que signifiquen riesgo de contagios, sin que repercuta en los sueldos de los y las trabajador@s.

Todo el poder a las asambleas, solo el poder de los pueblos construirá un futuro digno para todos y todas.

Huelga General contra el Corona Virus y la desigualdad

Que se Vayan Tod@s

Dirección Nacional

Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez

 

 

 1,494 total views,  10 views today