37 Años de Lucha , Rebeldes Siempre

37 Años de Lucha, Rebeldes Siempre

Lxs Rodriguistas conmemoramos estos 37 años con sentimientos encontrados, por un lado, la felicidad que hemos despertado y todos los días contingentes de insurrectos recorren las calles, las plazas y las poblaciones intentando derribar el enemigo de siempre, al explotador, al represor, al depredador bestial. Lxs Rodriguistas sentimos alegría porque miles se organizan para la lucha, para la solidaridad y contra el hambre la organización popular despliega, hoy más que nunca, la hermandad. Nosotres hijxs del pueblo también vamos comprendiendo que la liberación es posible, que necesitamos resistir para avanzar en los cambios profundos. Por otro lado, tenemos una rabia acumulada, somos parte de lxs que combatieron contra la dictadura en los 80, lxs que lucharon contra el terrorismo de estado, por un país digno, justo y humano, pero donde la alegría nunca llegó. Conocemos de cerca las violaciones a los derechos humanos porque peleamos contra ellas. Hemos visto la repetición de estos deleznables actos del estado en estos 30 años, pero acrecentado por miles a partir del 18 de octubre: decenas de miles apaleadxs y gaseadxs, 450 hermanos y hermanas con daños oculares, 2 de ellsx con ceguera, 40 asesinados y asesinadas, esto no debe quedar en el olvido, ¿donde están lxs enjuiciados lxs responsables materiales e intelectuales de la barbarie?, los y las Rodriguistas exigimos juicio y castigo a los y las responsables, no debe haber impunidad, pero la hay. Cuando el pueblo exigía con más fuerza el castigo a los responsables de los 30 años, aparecieron lxs de siempre, con caras nuevas y viejas a salvarlos o salvarse, así se ha blindado a Piñera, con el contubernio de sectores que se disfrazan de pueblo para escalar al umbral de la casta criminal. ¿Cuántos hermanxs encarceladxs?, jóvenes que son parte de nuestrxs baluarte por los cambios. Que ignominia que lxs luchadores por la dignidad y la libertad estén encarcelados. Lxs Rodriguistas queremos la libertad inmediata y sin condiciones de todxs nuestrxs hermanos y hermanas que sufren la prisión de las distintas formas.

Estamos convencidxs que debemos seguir en las calles exigiendo las transformaciones por las cuales han luchado decenas de generaciones, desde los tiempos del salitre, por terminar con el pago de fichas en sus pulperías. Son miles las reivindicaciones, derechos e ideas de bienestar, que han sido sostenida con la organización y la unidad de los que más sufren.

Junto a miles hemos levantado en idea y acción que la Asamblea Constituyente Soberana pueda ser una barrera que impida al enemigo de siempre establecer una nueva normalidad, no ha sido con la suficiente fuerza y tal vez voluntad, no hemos logrado, como parte de nuestro que somos, imponga con su fuerza una nueva constitución, que de respuestas a los reclamos de las grandes mayorías, el enemigo nos a impuesto un Fraude Constitucional que pone y normaliza nuevamente a la casta política de siempre. Pero insistimos, ¿por qué habría que luchar por pequeñas reformas que consolidan el sistema capitalista, si podemos abrir más los espacios de lucha y construcción para avanzar a la revolución?. Y no es que la revolución esté a la vuelta de la esquina, hablamos de abrir brechas que dejen en mejores condiciones la lucha por los verdaderos cambios. Sabemos que algunos y algunas ya no ven posible la revolución, la ven de una manera caricaturesca, se la imaginan solamente como barbudos con fusiles que van a bajar de la cordillera y cada vez la imaginan y propagan más difícil, en vez de allanar caminos, van poniendo obstáculos. La revolución será con decenas de formas distintas y al mismo tiempo, pero si tenemos claro que la fuerza y millones serán los protagonistas, ¿o es que acaso vamos a ignorar que a partir del 18 de octubre el uso de la fuerza por parte de nuestros pueblos ha subido en cantidad y también calidad, que de una u otra manera ha logrado cambios en la mentalidad de millones, grados importantes de politización y un mayor compromiso social?. Es cierto que todo esta en disputa y es aquí donde debemos ver si nuestras políticas son adecuadas para el actual momento, no debemos actuar con soberbia y replicar malas prácticas de aquellos que piensan que lo saben todos y los demás están en la ignorancia, que solo sirven para seguirlos y votar cuando lo decidan. Hasta el momento hemos determinado a corto plazo que debemos lograr el máximo de inserción social, que debemos ser parte de las asambleas, respetando la independencia y autonomía que éstas deben tener.

Es necesario fortalecer la herramienta de las y los trabajadorxs, la clase debe salir a buscar el protagonismo. Un sindicalismo burocrático no sirve, la clase debe comenzar a recorrer el camino de triunfos, debemos denunciar la corrupción de una elite dirigencial que se ha constituido en una casta y que no esta en la calle junto a los que luchan, sino que espera el mejor momento para seguir el acomodo y el status quo de los 30 años. Debemos ser más cercano a los y las trabajadoras, abrir en sus conciencias de que son el arma fundamental para la liberación.

Hay que crear espacios unitarios con todos y todas aquellas organizaciones de trabajadoras y trabajadores que están al servicio de sus hermanos que producen bienestar para todos y todas, pero que ese bienestar hoy, solo esta al servicio de unos pocos y pocas.

Estos son momentos donde tenemos que tomar decisiones e influir en los acontecimientos, debemos ser capaces de aportar para la unidad y organización de las fuerzas populares territoriales, porque tienen objetivos comunes, una lucha común y un éxito para todos y todas. La unidad no es un objetivo que se pueda esperar por siempre y que desperdicie los momentos necesarios para llevarla adelante. Al interior de los que luchan existe una diáspora que forma parte del juego que han impuesto los del salvataje de la institucionalidad, sino, es necesario preguntarse el ¿porqué teniendo la lucha tantas exigencias, aún no somos capaces de convertirnos en un solo puño que golpee a los opresores?. La casta política cumple su papel generando diversionismo, creando disputas falsas, solo con el fin de sacar la lucha de las calles, para llevarla al lugar que ha tenido durante estos 30 años, la institucionalidad capitalista neoliberal. Crean la falsa expectativa de cambios dentro de una normalidad que lo que busca es terminar con cualquier vestigio de movilización, la casta política trata a costa de los pueblos, recuperar su protagonismo en la escena política para seguir gobernando Chile por otros 30 años. Tenemos claro que la calle por si sola no logrará derribar el gobierno criminal y su institucionalidad, para eso reiteramos, el movimiento popular debe actuar con generosidad para lograr la unidad y organización que la historia y el momento lo demandan.

No participamos en el fraude institucional, porque creemos que el pueblo ha buscado derribar ciertas trabas que impone un sistema tan brutal como el que gobierna Chile. Algunxs piensan que simplemente estas son unas elecciones más como las decenas que se han dado. Nosotros creemos que nuestro país, esta en un momento que quizás, no había estado nunca, o al menos durante estos 30 años de gobiernos capitalistas neoliberales. En ese sentido ha sido nuestra posición política, hemos tenido un comportamiento y una decisión de acompañar con nuestras pequeñas fuerzas el intento de quebrantar, resquebrajar y o romper el entramado institucional que impuso la dictadura y los 30 años de gobiernos neoliberales. Nuestra opción ha sido no formar parte del intento de volver todo a la normalidad, hemos tratado de luchar para que el camino no previsto por nosotros y nosotras, el 18 de octubre, continúe hasta encontrar una salida que deje en las mejores condiciones a nuestros pueblos y que abra perspectivas de cambios reales. Pero hemos luchado de manera desordenada, donde cada cual hace su aporte pensando que es lo mejor, pero no como parte de una meta y objetivos trazados. Debemos tener objetivos claros a corto, mediano y largo plazo, no dejar nada a la improvisación, el azar y el espontaneísmo . El enemigo también se mueve, quieren a toda costa que vuelva la normalidad institucional, hacen primarias, eligen candidatos, invierten recursos en ello, mientras un sector de las fuerzas populares, lucha por la libertad de los y las presas y presos políticos. Debemos aplicarnos en la unidad de acción, en la planificación, debemos estar pensando más allá de lo que ve el enemigo, estar con el pensamiento y la acción un paso adelante.

Tenemos plena confianza en que nuestras fuerzas y las fuerzas de aquellxs que han mantenido una decisión de combate, sin bajar los brazos. Tenemos confianza en que las generaciones actuales llevan también la impronta de la historia de lucha y rebeldía de nuestros pueblos. Tenemos la certeza que no vamos a permitir la impunidad para nuestras y nuestros hermanxs caídxs, que más temprano que tarde tendrán juicio y castigo los criminales que tanta sangre de nuestra juventud han derramado y que logrará ahora la Libertad Inmediata y sin condiciones de todos y todas lxs Presxs Políticxs.

No existe mejor homenaje a todxs lxs Rodriguistas Caídxs, que la lucha por las causas justas, honor y gloria para todxs aquellxs que no están, pero que nos acompañan, en cada acción, en cada barricada. Están presentes siempre en la lucha por la dignidad y la justicia social.

Solo En El Pueblo Confiamos

Libertad Inmediata y Sin Condiciones para Todxs lxs Presxs Políticos

Movimiento Patriótico Manuel Rodríguez

 

 

 

Chile, 14 de diciembre, 2020

 

 

 1,094 total views,  2 views today