Por qué los palestinos vuelven a tomar las armas para derrotar a la ocupación

Por Roberto Inlakesh, Al Mayadeen /Resumen de Medio Oriente, 16 de abril de 2022.

El reciente resurgimiento de la lucha armada en la Cisjordania ocupada, así como la reanudación de los ataques violentos de la guerrilla en «Tel Aviv» han tomado al mundo por sorpresa en medio del caos que se está desarrollando como resultado de la guerra en Ucrania.

Aunque a un occidental le resulte difícil entender las decisiones que el pueblo palestino se ve obligado a tomar, basta con echar un vistazo a la historia de este pueblo para ver la lógica que hay detrás de sus acciones y su lucha.

El reciente resurgimiento de la lucha armada en la Cisjordania ocupada, así como la reanudación de los ataques violentos de la guerrilla en «Tel Aviv» han tomado al mundo por sorpresa en medio del caos que se está desarrollando como resultado de la guerra en Ucrania. Sin embargo, muchos en Occidente son incapaces de ver por qué la violencia ha vuelto a ser la principal opción de resistencia al proyecto colono-colonial en Palestina y, por tanto, muchos occidentales son incapaces de ponerse del lado de la lucha palestina en estos casos.

Para entender el presente, debemos mirar atrás en la historia para ver esta lucha en su contexto adecuado y también alinearla con las luchas por la liberación nacional de otros pueblos a lo largo de la historia.

En 1974, el entonces presidente de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yasser Arafat, pronunció su famoso discurso de la «rama de olivo» ante la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU). Durante ese discurso, tras afirmar que llegaba a la escena mundial empuñando un arma de luchador por la libertad en una mano y una rama de olivo en la otra, advirtió «no dejéis que la rama de olivo se caiga de mi mano», repitiendo estas palabras exactas dos veces para causar impacto. Fue ese año, 1974, cuando Yasser Arafat decidió que, como líder de la OLP, seguiría la vía del diálogo para establecer un Estado palestino. Aunque las conversaciones públicamente conocidas entre la OLP e «Israel» no surgirían hasta la Conferencia de Madrid de 1991 de forma oficial, la OLP emprendería poco a poco la vía del diálogo primero con Estados Unidos, sus aliados europeos y más tarde con los israelíes.

Cuando la OLP se dirigió por primera vez a las Naciones Unidas, la delegación israelí no aparecía por ningún lado, ya que consideraban al organismo popularmente aceptado como representante del pueblo palestino como una organización terrorista. La postura israelí de no negociar con «los terroristas», ni contemplar la idea de un Estado palestino era entonces la norma aceptada, esto siguió siendo así ya que Estados Unidos -el aliado más importante de «Tel Aviv»- lo permitió. Aunque hubo intentos por parte del ex presidente egipcio Anwar Sadat, durante los Acuerdos de Camp David de 1978, de llevar la cuestión palestina al redil, Sadat fracasó ante el pueblo palestino y finalmente firmó un acuerdo de normalización con «Israel», dejando de lado los destinos del resto de los países árabes. La OLP había perdido el respaldo real de Egipto en 1979, pero seguía siendo una potencia en el mundo árabe y contaba con un gran apoyo diplomático, financiero y público.

La OLP, que se enfrentaba a la acusación de representar el terrorismo y tenía la misión de volver a situar al Estado de Palestina en el mapa, siguió librando una guerra de guerrillas contra el régimen sionista, a través de las alas armadas de sus distintos partidos miembros. Los grupos de resistencia palestinos lanzaron brutales guerras y batallas contra «Israel», incluyendo innumerables operaciones de comando. Durante este tiempo, «Israel» adoptó una política que permitía la celebración de elecciones municipales y municipales en los territorios palestinos que ocupó en la guerra de junio de 1967, pero nunca contempló la idea de celebrar elecciones nacionales palestinas ni de sentarse a la mesa con los representantes palestinos para buscar la llamada solución de los dos Estados. Así pues, los palestinos siguieron librando su lucha armada por la liberación nacional, principalmente desde el Líbano durante la década de 1970. Incluso después de la guerra israelí contra Líbano en 1982, que obligó formalmente a la OLP a retirarse del país y provocó la muerte de entre 15.000 y 20.000 libaneses y palestinos en el proceso, la lucha armada continuó.

Con la firma de los Acuerdos de Oslo (1993-5), entre la OLP e «Israel», se impuso entonces una nueva realidad sobre el terreno para el pueblo palestino que vive en Cisjordania y la Franja de Gaza. Se creó una Autoridad Palestina (AP) a partir de la OLP, que se hizo con el poder en pequeñas franjas de Cisjordania y la Franja de Gaza ocupadas. El sistema de áreas A, B y C se estableció en Cisjordania y Gaza, con «Israel» manteniendo el control total del área C, que constituye aproximadamente el 60% de Cisjordania en la actualidad. Antes de esto, el pueblo palestino de Cisjordania, la Franja de Gaza y la parte oriental de la Jerusalén ocupada, se había levantado en protestas masivas, movimientos de boicot y huelgas generales desde 1987, ejerciendo una enorme presión sobre el ejército de ocupación israelí. Sin embargo, la Intifada se sofocó con la llegada del Proceso de Oslo, que prometía crear un Estado palestino con la parte oriental de la Jerusalén ocupada como capital en aproximadamente el 22% de la Palestina histórica

Durante años, la violencia disminuyó considerablemente gracias a las promesas de los Acuerdos de Oslo, pero cuando «Israel» continuó con la expansión de los asentamientos y no cumplió con sus compromisos en virtud de los acuerdos de Oslo, la gente empezó a hacerse preguntas. En ese momento, la AP se había hecho con el poder en las zonas más pobladas de los territorios ocupados, lo que significaba que, en lugar de que los soldados israelíes vigilaran la vida cotidiana en ciudades como Ramallah, Jericó y Nablus, ahora eran las fuerzas palestinas, lo que suponía una enorme carga para el ejército de «Israel».

A finales de la década de 1990, el pueblo palestino se indignó y la resistencia violenta aumentó. Entonces, en el año 2000, con el jefe de la oposición israelí de la época, Ariel Sharon, asaltando el recinto de la mezquita de Al-Aqsa, estalló la Segunda Intifada. La Intifada de Al-Aqsa, como se conoce popularmente, fue mucho más violenta que la primera Intifada y para los occidentales es más recordada por el aumento masivo de atentados suicidas. Yasser Arafat se vio obligado a optar por la lucha armada en ese momento y a seguir los pasos de otros partidos políticos palestinos que aumentaron su popularidad durante la segunda Intifada. Sin embargo, se vio obligado por la presión estadounidense a establecer un nuevo cargo en su AP, el de Primer Ministro palestino. Tras años de lucha se produjo la muerte de Arafat, que muchos afirman que fue el resultado de un envenenamiento, a pesar de que no existen pruebas concluyentes sobre quién o cómo pudo ocurrir.

El final de la Intifada llegó con el resurgimiento de lo que se conoció como la Iniciativa Árabe de Paz, orquestada por Arabia Saudí, que prometía que a cambio de una solución de dos Estados los países árabes aceptarían no sólo abrir lazos sino relaciones comerciales y de otro tipo con «Tel Aviv». Las conversaciones que siguieron al final de la Segunda Intifada, en 2005, no llevaron a ninguna parte. En noviembre de ese año, «Israel» se vio obligado a retirar sus fuerzas y evacuar a sus colonos de la Franja de Gaza. Al año siguiente, en 2006, el partido Hamás ganó las elecciones legislativas palestinas, derrotando al partido gobernante, Al Fatah. Sin embargo, Mahmud Abbas, presidente de la AP, rechazó los resultados y participó en el bloqueo occidental-israelí de la Franja de Gaza. A pesar del «acuerdo de La Meca» para establecer un gobierno de unidad entre Hamás y Al Fatah en febrero de 2007, Estados Unidos planeó un golpe de Estado contra Hamás en Gaza, que sería dirigido por el entonces jefe de los Servicios de Seguridad Preventiva de la AP, Mohammed Dahlan. El golpe fue frustrado y Hamas entró en guerra con Al Fatah, obligándole a abandonar la Franja de Gaza. Tras esta lucha, los israelíes, con la complicidad egipcia, decidieron imponer un asedio militar aún más estricto al enclave costero.

Desde entonces, «Israel» ha llevado a cabo al menos 9 campañas militares a gran escala contra la Franja de Gaza y ha hecho que el territorio sea inhabitable, según los expertos de las Naciones Unidas. La población de Cisjordania, en cambio, sólo ha visto cómo se expanden los asentamientos, se militariza y se roba la tierra, sin que haya ningún signo de solución. En la parte oriental de la Jerusalén ocupada, las fuerzas de ocupación israelíes se salieron con la suya al expulsar a miles de personas de sus hogares, destruir sus casas o entregarlas a colonos ilegales. No ha habido conversaciones significativas entre la Autoridad Palestina, con sede en Ramala, y el régimen israelí en más de una década y la AP se niega a celebrar elecciones nacionales. Por otra parte, Hamas, junto con casi todos los demás partidos políticos palestinos, aparte de Fatah, son organizaciones designadas como terroristas por Occidente e «Israel». La AP es cada vez más autoritaria en Cisjordania y su camarilla de élites acumula una gran riqueza para sí misma, al tiempo que colabora en la «coordinación de la seguridad» con «Israel» y es actualmente la razón principal por la que todavía no ha habido una nueva Intifada.

Durante mucho tiempo la lucha armada palestina se limitó principalmente a la Franja de Gaza, cuya población civil pagó muy caro los disparos de cohetes y las operaciones militares de sus grupos armados contra «Israel». Sin embargo, este panorama está cambiando ahora, Jenin y otras zonas de Cisjordania se están convirtiendo de nuevo en focos de cuadros armados que se unen contra las fuerzas de ocupación israelíes, e incluso ciudadanos palestinos de «Israel» también están cometiendo atentados.

Antes de finales de la década de 1960, la lucha armada palestina era llevada a cabo por combatientes fidayines que atacaban a «Israel» desde todas las direcciones y territorios, infligiendo todas las pérdidas que podían a sus enemigos y sin mencionar nunca el diálogo con «Israel». Cuando Yasser Arafat advirtió que no dejara caer la rama de olivo de su mano, en realidad estaba diciendo a la comunidad internacional que debía presionar a «Israel» para que permitiera el diálogo y que si no lo hacía, la resistencia armada era inevitable. La rama de olivo ha caído ahora.

La Autoridad Palestina ha absorbido ahora a la OLP y actúa como un ejército del sur del Líbano en Cisjordania. «Israel» ha vuelto a su retórica de los años 70, ni siquiera contempla el diálogo sobre la cuestión de un Estado palestino y considera al partido político palestino más popular, Hamás, como una organización terrorista. Tel Aviv permite la celebración de elecciones municipales y de consejos municipales en Cisjordania, pero no de elecciones nacionales -legislativas y presidenciales- y Washington respalda esta postura con su silencio, al igual que Bruselas y Londres.


En cierto modo, volvemos a la casilla de salida, pero esta vez a favor del movimiento de liberación palestino. La Autoridad Palestina no cuenta con el apoyo del mundo árabe, la mayoría de los regímenes árabes han normalizado sus vínculos con el régimen sionista y la AP no tiene medios para obligar a «Israel» a sentarse a la mesa de negociaciones. La AP tiene poca legitimidad ante la población que dice representar en Cisjordania, la mayoría de la cual pide la dimisión del presidente Mahmoud Abbas, también tiene poco poder en la comunidad internacional. Así que ahora estamos viendo cómo los palestinos se encargan de revivir su movimiento de liberación nacional, de darle legitimidad, de obligar a Occidente y al resto del mundo a escuchar y luchar por sus derechos a un Estado.

La lucha armada no se llevará a cabo desde fuera de Palestina ahora, vendrá desde dentro y sólo crecerá en su fuerza a partir de aquí, siendo la Franja de Gaza el bastión de la lucha armada en lugar de Líbano, o Jordania, como fue en el pasado. Viviendo bajo lo que Amnistía Internacional, Human Rights Watch y el propio B’Tselem de «Israel» llaman Apartheid, los palestinos seguirán luchando por todos los medios necesarios para deshacerse de este sistema racista.

Para los occidentales, algunas de las tácticas que se pueden utilizar contra «Israel» no serán fáciles, sin embargo, es importante que todo esto se sitúe en su contexto adecuado. Ahora entendemos que la lucha del CNA y de otros en Sudáfrica estaba justificada, a pesar de que algunas de sus tácticas eran violentas, y celebramos la memoria de Nelson Mandela, que fue mantenido en prisión por su negativa a condenar la lucha armada. Al recordar la revolución haitiana y la revolución argelina, vemos claramente la violencia de los oprimidos en su contexto histórico, así que aquí debemos ver también la violencia de los palestinos contra «Israel». No puede haber un doble rasero cuando analizamos estas luchas contra los opresores y si decidimos ignorar por qué la lucha armada está experimentando un renacimiento en Palestina, entonces la única otra explicación es que los palestinos son personas intrínsecamente violentas o que son enfermos mentales, ambas explicaciones son intrínsecamente racistas y encajan en un tema de pensamiento orientalista.

Un palestino nacido en el año 2000, lo que le convertiría en un adulto de 22 años, no ha visto más que la guerra. Ni siquiera han tenido la sensación de saber lo que era vivir un periodo de diálogo entre sus dirigentes y el régimen israelí. Han vivido guerras brutales, bombardeos ininterrumpidos, zumbidos de aviones no tripulados, puestos de control militares, tiroteos, privación de agua y alimentos, detenciones arbitrarias, demoliciones de viviendas, y la lista sigue y sigue. ¿Qué tienen que mostrar para pasar por este sufrimiento? Más asentamientos y menos esperanzas de paz, así que ¿es sorprendente que las generaciones más jóvenes digan ahora basta? La resistencia que vemos hoy en día no se aplacará con falsas promesas y la demanda ya no es el 22% de Palestina, es toda la Palestina histórica y las tácticas agresivas de «Israel», combinadas con su negativa a llegar a un compromiso y el respaldo de Occidente a su comportamiento, han conducido a lo que vemos hoy.

 630 total views,  4 views today