Masacre en Melilla: el rostro del régimen marroquí

Por Beto Cremonte*-
En un nuevo intento de pasar a Europa, por la frontera marroquí, en Melilla, el viernes unos dos mil africanos se abalanzaron contra la valla que separa los continentes. En el intento fueron asesinados (al menos) 23 migrantes y otros permanecen heridos luego del accionar de las fuerzas marroquíes.

El intento de saltar la valla que separa el país magrebí de la ciudad autónoma española comenzó pasadas las seis de la mañana del viernes, cuando los migrantes empezaron a aproximarse a la frontera y fueron detenidos por un amplio dispositivo montado por la policía fronteriza y comandos de la gendarmería de Marruecos. En este caso, el intento de saltar la valla se llevó a cabo a la altura del paso fronterizo del Barrio Chino, en la zona sur del cercado de 12 kilómetros.

Según los informes oficiales serían 23 los migrantes muertos, para algunas organizaciones el número asciende a 37, en uno de los asaltos al paso fronterizo con España más grandes de los últimos meses que tuvo lugar el viernes último. A los muertos se les suman más de 300 heridos entre las fuerzas marroquíes y españolas y los migrantes.

La violencia del asalto y la respuesta con excesiva violencia por parte de las autoridades fronterizas marroquíes han sido los factores clave en el mortal desenlace de este nuevo ataque al perímetro melillense. Las fuerzas marroquíes trataron de frenar la incursión masiva con el uso de gases lacrimógenos, y proyectiles de goma. Desde Rabat la respuesta y justificación al excesivo accionar no tardó en llegar, las autoridades alauitas apuntaron a que los asaltantes arrojaron algún tipo de ácido a las fuerzas de seguridad, lo que desató una brutal represión. La Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) ha denunciado la «forma violenta e inhumana» empleada por las fuerzas marroquíes con los inmigrantes detenidos, muchos de ellos heridos. «Quedaron sin ayuda en el lugar durante horas, lo que incrementó el número de muertes»

La AMDH,denunció que la cifra de muertos se elevó más allá de los datos oficiales, y puso en alerta al resto de asociaciones humanitarias ante un posible entierro rápido de los cuerpos, evitando así “la apertura de una investigación global, rápida y seria para determinar responsabilidades».

El repudio no tardó en llegar

Diferentes manifestaciones de repudio y rechazo se han escuchado a partir de las muertes. La Unión Africana (UA) pidió una investigación “inmediata e independiente” para esclarecer lo sucedido tras el intento masivo de cruzar la valla fronteriza de Melilla ante las durísimas imágenes de violencia y graves vulneraciones de derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad de Marruecos. El presidente de la Comisión de la UA, Moussa Faki Mahamat, hizo un llamamiento para realizar una investigación inmediata y condenar a los responsables. En su cuenta oficial de la red social twitter el alto dirigente de la UA dijo: «Expreso mi profunda conmoción y preocupación por el trato violento y degradante de los migrantes africanos que intentan cruzar una frontera internacional de Marruecos a España, con la consiguiente violencia que provocó la muerte de al menos 23 personas y muchos heridos (…)». También hizo hincapié en la necesidad de respetar el derecho internacional e instó a hacer «una investigación inmediata para esclarecer la muerte de 23 inmigrantes africanos en una frontera internacional», según lo expuesto por Mahamat desde su cuenta de twitter.

El ataque a la valla fronteriza de Melilla se puede tomar como primer intento que se realiza en esta “nueva etapa” de relaciones entre España y Marruecos, después del giro en su posición respecto al Sáhara Occidental. Los anteriores hechos se han relacionado con contextos de “chantaje” por parte de las autoridades alauitas hacia el gobierno español. El cambio en la postura de Pedro Sánchez y su apoyo a los planes de Mohamed VI en la ocupación del territorio saharaui, alejan las hipótesis extorsivas del pasado.

Desde el gobierno español también se pudieron recoger testimonios en torno a los hechos en Melilla. El propio presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, defendidó la actuación de las fuerzas de seguridad de Marruecos y señalando como “responsables” de los terribles hechos “a las mafias que trafican con seres humanos”.“Ayer, primero me solidaricé y reivindiqué el extraordinario trabajo que están haciendo las fuerzas y cuerpos del Estado en nuestro país, algunas de ellas guardias civiles que fueron heridos como consecuencia del asalto violento. Y además quiero repetir este calificativo, violento, y organizado por las mafias que trafican con seres humanos”, sostuvo Sánchez en declaraciones a los medios de comunicación. Un paso más que da el presidente español en su viraje hacia la derecha. Pero que sin dudas es acorde a su postura amigable con el reino alauita.

En la vereda de enfrente se encuentra Argelia Desde Argel también se han escuchado expresiones con respecto a los sucesos del último viernes en la frontera que separa al continente africano de Europa. El gobierno que encabeza Abdelmajid Tebboune calificó de “auténticas ejecuciones sumarias” a las muertes que se produjeron tras la represión atribuida a las fuerzas de seguridad marroquíes. «Las imágenes de esta carnicería son extremadamente impactantes», lamentó el enviado especial del Gobierno argelino para el Sáhara Occidental y los países del Magreb, Amar Belani. El embajador argelino acusa a Marruecos de ser el responsable de esta tragedia que conmocionó al mundo entero. “Estos trágicos hechos ponen en evidencia la violación sistemática de los derechos humanos por parte de un Estado que ha optado, por un lado, utilizar a la inmigración para fines de chantaje político y, por otro lado, en el día a día el papel de ejercer de «gendarme de Europa» -a cambio de dinero- en el contexto de la externalización de la gestión de las fronteras exteriores de la Unión Europea», agregó Belani. Para el embajador argelino las impactantes imágenes de inmigrantes muertos y amontonados en el suelo de Melilla revelan la verdadera imagen del régimen marroquí. “Estamos muy lejos del supuesto papel ejemplarizante dramatizado durante la celebración de la cumbre en Marrakech del Pacto Mundial para una migración segura, ordenada y regular”,  ha expresado Belani a la vez que pidió la urgente y necesaria apertura de una investigación independiente que permita esclarecer los lamentables acontecimientos que se llevaron a cabo el viernes a los que calificó de una “matanza».

¿Y la voz de la ONU? ¿Y la OTAN?

El diplomático considera que el drama de Melilla ha revelado la verdadera imagen de Marruecos, país que como miembro «líder» de la Unión Africana en materia de migración alberga en su territorio la sede del Observatorio Africano de las Migraciones. Es por eso que en este contexto Belani emplazó al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) a abrir la investigación antes mencionada. La misma debe tener el carácter de  «independiente y transparente» y debe garantizar los mecanismos que permitan «depurar responsabilidades». A su juicio, «deben esclarecer estos trágicos hechos que han resquebrajado el barniz del supuesto enfoque humanitario en la gestión de los temas migratorios».

Cabe mencionar que además de la voz y el accionar urgente de la ONU, también es necesaria una declaración que salga desde el interior de la OTAN, que justamente este miércoles y jueves se reúne en Madrid, en una Cumbre en la que sobran motivos para oír la voz de los atlantistas. Ceuta y Melilla debieran estar en la agenda que los convoca. Sin embargo parece ser que en el Concepto Estratégico de la OTAN que se va a aprobar en Madrid no se va a mencionar en ningún momento a Ceuta y Melilla.

Muchos analistas ven como la gran derrota política del presidente Pedro Sánchez en la Cumbre en Madrid, que no sea tratado el tema de estos territorios autónomos y que no formen parte del documento final de la Cumbre, en el llamado ‘concepto estratégico’ de la Alianza, aunque enfatiza que la OTAN ‘garantizará la soberanía e integridad territorial’ de todos los Estados miembros de la Alianza Atlántica. Desde que España ingresó en la OTAN hace ahora 40 años no ha logrado que la alianza militar incluyera en sus tratados a los enclaves del norte de África.

Sin dudas que estos nuevos hechos no pasarán inadvertidos por la comunidad internacional ni por los organismos de Derechos Humanos, la violencia inusitada con la que fueron reprimidos los migrantes que llegaron a Melilla deberá ser condenada al igual que los autores materiales de la misma como así también a los dirigentes y miembros gubernamentales que dieron la orden. En este aspecto las declaraciones de Pedro Sánchez son igual de repudiables que el accionar de las fuerzas marroquíes que responden al rey Mohamed VI.

*Beto Cremonte es periodista, Comunicador Social y docente en la Facultad de Comunicación Social de La Plata (U.N.L.P), estudiante avanzado de la Tecnicatura Universitaria en Comunicación Pública y Política de la Universidad Nacional de La Plata (U.N.L.P)

 

 314 total views,  4 views today