El origen de la deuda estudiantil en Estados Unidos

Por Jon Schwarz*- En 1970, Roger Freeman, que también trabajó para Nixon, reveló la motivación de la derecha para las próximas décadas de ataques a la educación superior.

Con el vociferante debate sobre el anuncio del presidente Joe Biden de que el gobierno federal cancelará una parte de la deuda estudiantil pendiente, es importante entender cómo los estadounidenses llegaron a deber el actual total acumulado de más de 1,6 billones de dólares para la educación superior.

En 1970, Ronald Reagan se presentaba a la reelección como gobernador de California. Había ganado por primera vez en 1966 con una retórica de confrontación hacia el sistema de colegios públicos de la Universidad de California y ejecutó políticas de confrontación cuando estuvo en el cargo. En mayo de 1970, Reagan había cerrado los 28 campus de la UC y de Cal State en medio de las protestas estudiantiles contra la guerra de Vietnam y el bombardeo estadounidense de Camboya. El 29 de octubre, menos de una semana antes de las elecciones, su asesor en materia de educación Roger A. Freeman habló en una rueda de prensa para defenderlo.

Las declaraciones de Freeman se publicaron al día siguiente en el San Francisco Chronicle bajo el titular «El profesor ve el peligro en la educación«. Según el artículo del Chronicle, Freeman dijo: «Estamos en peligro de producir un proletariado educado. … ¡Eso es dinamita! Tenemos que ser selectivos sobre a quién permitimos [ir a la universidad]».

«Si no», continuó Freeman, «tendremos un gran número de personas altamente capacitadas y desempleadas». Freeman también dijo -tomando una perspectiva muy idiosincrática sobre la causa del fascismo- «eso es lo que ocurrió en Alemania. Yo lo vi pasar».

Freeman nació en 1904 en Viena, Austria, y emigró a Estados Unidos tras el ascenso de Hitler. Economista que se convirtió en una figura de la política conservadora, formó parte del personal de la Casa Blanca durante los gobiernos de Dwight Eisenhower y Richard Nixon. En 1970 fue enviado por la administración Nixon para trabajar en la campaña de Reagan. También fue miembro de la conservadora Institución Hoover de Stanford. En uno de sus libros, se preguntaba si la civilización occidental podía sobrevivir a lo que consideraba un gasto excesivo del gobierno en educación, seguridad social, etc.

Uno de los temas centrales de la primera campaña de Reagan para gobernador, en 1966, fue el resentimiento hacia las universidades públicas de California, en particular la UC Berkeley, donde Reagan prometió repetidamente «limpiar el desorden». Berkeley, entonces casi gratuita para los residentes de California, se había convertido en un centro nacional de organización contra la guerra de Vietnam. La profunda inquietud al respecto llegó a los niveles más altos del gobierno de Estados Unidos. John McCone, el jefe de la CIA, solicitó una reunión con J. Edgar Hoover, jefe del FBI, para discutir la «influencia comunista» en Berkeley, una situación que «definitivamente requería alguna acción correctiva.»

Durante la campaña de 1966, Reagan se comunicó regularmente con el FBI acerca de su preocupación por Clark Kerr, el presidente de todo el sistema de la Universidad de California. A pesar de las peticiones de Hoover, Kerr no había reprimido a los manifestantes de Berkeley. A las pocas semanas de que Reagan asumiera el cargo, Kerr fue despedido. Un memorando posterior del FBI afirmaba que Reagan estaba «dedicado a la destrucción de los elementos disruptivos en los campus de California».

Reagan presionó para recortar la financiación estatal de las universidades públicas de California, pero no reveló su motivación ideológica. Más bien, dijo, el estado simplemente necesitaba ahorrar dinero. Para cubrir el déficit de financiación, Reagan sugirió que las universidades públicas de California pudieran cobrar la matrícula a los residentes por primera vez. Esto, se quejó, «dio lugar a la acusación casi histérica de que esto negaría las oportunidades educativas a los de medios más moderados. Esto es obviamente falso. Dejamos claro que la matrícula debe ir acompañada de préstamos adecuados que se devuelvan tras la graduación».

El éxito de los ataques de Reagan a las universidades públicas de California inspiró a los políticos conservadores de todo EE.UU. Nixon denunció la «revuelta universitaria». Spiro Agnew, su vicepresidente, proclamó que, gracias a las políticas de admisión abiertas, «los estudiantes no cualificados están siendo arrastrados a la universidad en la ola del nuevo socialismo.»

Destacados intelectuales conservadores también se sumaron a la acusación. En privado, uno de ellos se preocupó de que la educación gratuita «puede estar produciendo una situación de clase positivamente peligrosa» al aumentar las expectativas de los estudiantes de la clase trabajadora. Otro se refirió a los estudiantes universitarios como «un parásito que se alimenta del resto de la sociedad» y que mostraba una «incapacidad para comprender y apreciar el papel crucial que desempeña [la] estructura de recompensa-castigo del mercado». La respuesta era «cerrar la opción parasitaria».

En la práctica, esto significaba para la National Review, un «sistema de cobro total de la matrícula complementado con préstamos que los estudiantes deben pagar con sus futuros ingresos».

En retrospectiva, este periodo supuso un claro punto de inflexión en las políticas estadounidenses hacia la educación superior. Durante décadas, hubo un entusiasta acuerdo bipartidista de que los estados debían financiar universidades públicas de alta calidad para que sus jóvenes pudieran recibir educación superior gratuita o casi. Esto ha desaparecido. En 1968, los residentes de California pagaban una cuota anual de 300 dólares para asistir a Berkeley, el equivalente a unos 2.000 dólares ahora. Ahora la matrícula en Berkeley es de 15.000 dólares, y el coste total anual de los estudiantes alcanza casi los 40.000 dólares.

La deuda de los estudiantes, que había desempeñado un papel menor en la vida estadounidense hasta la década de 1960, aumentó durante el gobierno de Reagan y luego se disparó después de la Gran Recesión de 2007-2009, cuando los estados hicieron enormes recortes en la financiación de sus sistemas universitarios.

Esto nos lleva a la actualidad. Las acciones de Biden, aunque positivas, no son más que una tirita para una crisis que lleva 50 años gestándose. En 1822, el padre fundador James Madison escribió a un amigo que «las liberales asignaciones hechas por la Legislatura de Kentucky para un sistema general de Educación no pueden ser demasiado aplaudidas. … El patriotismo ilustrado … está proporcionando ahora al Estado un plan de educación que abarca a todas las clases de ciudadanos».

«El conocimiento gobernará para siempre la ignorancia», explicó Madison, «y un pueblo que quiere ser su propio gobernador debe armarse con el poder que da el conocimiento». Freeman y Reagan y sus compatriotas estaban de acuerdo con la perspectiva de Madison, pero querían evitar que los estadounidenses obtuvieran este poder. Si queremos tomar otro camino, Estados Unidos tendrá que recuperar una visión de una población bien educada, no como una terrible amenaza, sino como una fuerza positiva que hace que la nación sea mejor para todos, y por ello debe ser pagada en gran medida por todos nosotros.

*Jon Schwarz escribe para The Intercept, trabajó para Dog Eat Dog Films, de Michael Moore, y fue productor de investigación para «Capitalism: Una historia de amor» de Moore.

FUENTE: The Intercept.

 208 total views,  2 views today