El coctel petrolero

Por Irina Badmáiev*
En el contexto del aumento de los precios del petróleo y el gas, Rusia recibe cada vez más dinero del extranjero, a pesar de las sanciones y la presión política.

Las empresas occidentales, eludiendo las restricciones, están comprando portadores de energía y aún no están listas para renunciar a ellos. Los más emprendedores usan ingeniosos esquemas con un cóctel de lo «prohibido».

Flujo de divisas

Los términos modificados del comercio exterior resultaron ser en parte positivos para Rusia. En el primer trimestre, la balanza de pagos en cuenta corriente es positiva. El superávit superó los $58 mil millones, dos veces y media más que en igual período del año pasado, destaca el Banco Central.

El indicador incluye la balanza comercial (exportaciones de bienes y servicios menos importaciones), ingresos de los rusos en el extranjero y dividendos de inversiones en el extranjero. Esto también abarca la ayuda humanitaria y las donaciones monetarias.

En otras palabras, el saldo de la cuenta corriente de la balanza de pagos es la diferencia entre todos los activos que entraron y salieron del país.

Fue posible entrar en el plus debido al aumento del costo de los recursos energéticos. A principios de marzo, los precios del gas en Europa alcanzaron un máximo histórico de 3.892 dólares por 1.000 metros cúbicos. El petróleo no se quedó atrás: el barril Brent cotizó a 130 dólares por primera vez desde 2008.

La demanda de oro negro está creciendo a pesar de las sanciones. Los extranjeros no están dispuestos a renunciar a su combustible habitual. Las empresas occidentales exhiben gran creatividad y han completado un cóctel del Ural ruso con otras variedades.

Por ejemplo, Shell funciona de acuerdo con este esquema. La preocupación permite a sus comercializadores comprar combustible diesel que contenga hidrocarburos rusos. El producto, apodado «mezcla letona», se prepara en el puerto letón de Ventspils.

Tuve que recurrir a este astuto subterfugio debido a las pérdidas. Shell perdió cinco mil millones de dólares porque detuvo todas las operaciones en Rusia

ExxonMobil también. El siguiente en la línea es el gigante noruego de petróleo y gas Equinor. Hasta el momento, la empresa no ha dejado de invertir en Rusia. Pero todo parece ir por ese camino. Mientras tanto, la británica BP está renunciando a casi el 20 por ciento de Rosneft. Y esto es potencialmente menos 25 mil millones de dólares.

Sin embargo, los altos precios del petróleo y el gas ayudarán a compensar las pérdidas, según creen los analistas.

Centrarse en Asia

Además, Asia está comprando activamente oro negro ruso en el contexto de las sanciones. Por ejemplo, China – un récord de 1,6 billones de toneladas. No muy lejos está India, el tercer mayor importador de petróleo crudo del mundo. Tiene un enorme potencial para aumentar las compras. En mes y medio, el país compró 14 millones de barriles de Urales a Rusia. A modo de comparación: para todo el año pasado – 16 millones.

Esta diferencia se debe a factores geográficos. India prefería comprar petróleo de Irán, que está más cerca. El combustible se transportaba por mar. Cambiaron a materias primas rusas debido a los descuentos, pero incluso con un descuento, las cotizaciones son altas[1].

Según algunos informes, Moscú prometió pagar el transporte y el seguro. Además, Nueva Delhi está ampliando los cálculos en monedas nacionales, al igual que China.

A medida que se agoten las reservas mundiales, los descuentos disminuirán gradualmente. Debido a las sanciones contra Rusia, el mercado global perderá siete millones de barriles por día. Esta es una de las violaciones más graves de los suministros de petróleo en la historia, dijo el secretario general de la OPEP, Mohammed Barkindo, en una reunión con representantes de la UE. El cartel no podrá reembolsar estos volúmenes.

Al mismo tiempo, la UE todavía tiene la intención de abandonar los recursos energéticos «políticamente incorrectos». Pero no de inmediato, lleva tiempo. Algunos países de la región «dependen del petróleo y el gas rusos en un 100 por ciento», dijo la jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Los suministros desde EE. UU. a Europa costarán muchas veces más.

El rechazo del oro negro ruso promete «consecuencias catastróficas» para el mercado mundial, advierte el viceprimer ministro Alexander Novak. Este funcionario, curador de todo el sector energético ruso, predijo que las cotizaciones del petróleo se dispararán a $ 300 por barril e incluso más. Nada bueno vendrá de la prohibición del gas. Sólo la economía alemana perderá más de 200.000 millones de euros, según han calculado los analistas de Bloomberg.

Ningún lugar a donde ir

Durante el año, debido a la caída de la demanda, las sanciones y los problemas de logística, las importaciones rusas disminuirán. Las exportaciones disminuirán en un 20-30 por ciento en términos físicos. Pero dado que dos tercios son energía, a medida que disminuyan los suministros, los precios del combustible aumentarán. No ha habido un entorno tan favorable durante 15 años, señala Andrey Loboda, director de relaciones externas de BitRiver.

«Es probable que la entrada de divisas en la balanza de pagos sea excesiva hasta el final del segundo trimestre -pronosticó-. Hay una situación única: a pesar de las tensiones geoeconómicas, el flujo de dinero del exterior podría alcanzar los 250.000 millones de dólares a finales de año».

Sin embargo, no todos son tan optimistas. «Vale la pena centrarse en estimaciones más modestas”, aconseja Mark Goijman, economista jefe del centro de información y análisis TeleTrade. «Si se superan, será una sorpresa agradable. En la segunda mitad del año, debido a una desaceleración o incluso una recesión en la economía mundial, los precios del petróleo y la demanda volverán a los niveles de principios de 2022: $ 70 por barril Urals. Como resultado, el saldo de la cuenta corriente será moderado de $ 155-160 mil millones. Teniendo en cuenta el salida neta de capitales del país, este resultado puede considerarse bueno”.

Mientras tanto, muchas empresas nacionales que venden en el extranjero no saben qué hacer con las ganancias de divisas. Simplemente no hay demanda para ello. En el contexto de las sanciones, la importación de bienes del extranjero ha disminuido. Los importadores ya no necesitan dólares y euros en sus volúmenes anteriores. Al mismo tiempo, de acuerdo con el decreto presidencial, los exportadores están obligados a vender el 80 por ciento de sus ingresos en moneda extranjera. Quizás pronto se suavice el umbral. Por ahora, el problema permanece.

«El gobierno entiende que no tiene sentido simplemente poner la moneda en un frasco. Además, su gran flujo debido a la venta obligatoria puede fortalecer demasiado el rublo. Esto afectará negativamente la competitividad. O acelerará la inflación. Habrá mucha oferta monetaria, mientras que la oferta de productos básicos es limitada», – explica Piotr Zabortsev, director de innovación en OS-Center.

En tales circunstancias, el gobierno puede optar por una reducción forzosa de las exportaciones. “Pero tras la reducción del superávit de la cuenta corriente, la producción y la inversión en los sectores de las materias primas se detendrán. Esto conlleva una caída aún mayor del PIB”, advierte el experto.

Notas:

*Periodista, columnista de Ria Nóvosti/ traducción Hernando Kleimans

Referencias:

[1] Se desarrollan intensas negociaciones entre Rusia, India y Mongolia para el tendido de gaso y oleoductos que lleguen hasta el golfo de Bengala, como el gaseoducto de TAPI (Turkmenistán, Afganistán, Pakistán, India) que se desarrolla con financiación del Banco Asiático de Desarrollo. HK

 430 total views,  2 views today