Argentina rechaza guerra jurídica contra Rafael Correa y Evo Morales

Dante Reyes Marín.

El gobierno argentino rechazó la guerra jurídica desatada en sus respectivos países en contra de los ex presidentes Rafael Correa y Evo Morales, y con el claro propósito de sacarlos del escenario político electoral.

Fue el Ministro de Relaciones Exteriores de la Casa Rosada, Felipe Solá, quien consideró que “sigue vigente el lawfare  en la región. Hay una persecución por el lado judicial. Conozco más a fondo el caso Bolivia, pero en el caso de Ecuador, aunque no puedo entrar al fondo de las razones y hechos desde el lejos, creo que prevalece la idea de Correa como líder antes de Correa como acusado”.

Hace pocos días, la Corte Suprema de justicia de Ecuador ratificó una condena por corrupción contra Correa, y que lo inhabilita para participar de las elecciones presidenciales de 2021. “No entienden que lo único que hacen es aumentar el apoyo popular. Yo estaré bien. Denle toda la solidaridad a perseguidos allá. Recuerden: a lo único que nos condenan es a vencer”, replicó el ex mandatario.

Y una situación similar vive el ex presidente Morales, a quien un tribunal inhabilitó para postularse como senador por el departamento de Cochabamba en las elecciones del próximo 18 de octubre. “La historia demuestra que podrán inhabilitar a Evo pero no podrán proscribir al pueblo”, replicó por su parte Morales.

En este marco de neutralizaciones judiciales de los líderes antes mencionados, el Canciller argentino anticipó que “vamos a facilitar el voto de todos los bolivianos que se encuentran en Argentina”.

“Lo que quiero reafirmar públicamente es que para las elecciones en Bolivia nosotros vamos a permitir el voto de todos los bolivianos que viven en Argentina tal como señalan las normas vigentes”, puntualizó.

“Que voten bajo la responsabilidad de las autoridades de Bolivia, y que sepan que nosotros haremos todo a nuestro alcance para que funcione la democracia para los bolivianos que viven en Argentina. Por lo demás la forma en que se refieren ellos al gobierno anterior no es compartida para nada por nosotros; no reconocemos al gobierno actual. Sólo mantenemos relaciones consulares porque hay mucha población de ida y vuelta, sobre todo bolivianos en la Argentina, y no queremos perjudicarlos a ellos. Pero el nivel de hostilidad ha sido muy grande”, enfatizó en declaraciones radiales.

Y el 25 de octubre próximo será el turno de los chilenos radicados en el exterior, entre ellos más de ocho mil residentes en Argentina, y que podrán participar del Plebiscito que se realizará en ese país, y para definir un eventual cambio de la Constitución, elaborada por el dictador Augusto Pinochet, y retocada cosméticamente por los sucesivos gobiernos “democráticos”.

 

 

 

 

 346 total views,  2 views today